El Coaching Grupal nos permite conocer una nueva forma de entender esta disciplina. Si bien hay poca “literatura” al respecto, y en la que muchos autores ni siquiera coinciden, a veces se la confunde con “Coaching de Equipos”.

El Coaching Grupal es la mejor de las herramientas para las compañías y brinda muy buenos resultados. Pero para trabajar correctamente con esta metodología, debemos identificar en qué momentos es necesario aplicarla.

Por ejemplo, el Coaching Grupal ayuda a cohesionar a un equipo multidisciplinario en un breve lapso de tiempo: Gracias al aporte de todos sus miembros, se pueden generar resultados extraordinarios. Pero para alcanzar esa meta, primero deben aprender a trabajar en equipo y a vincular sus disciplinas.

Un punto que a menudo las empresas suelen dejar de lado, es la necesidad de alinear a los miembros de un equipo a una línea de liderazgo. Este tipo de programas les permite a los colaboradores entender llanamante cuál es el más idóneo y por qué.

Estas acciones generan un efecto multiplicador en las organizaciones, ya que el Coaching Grupal permite desarrollar entre sus participantes tanto competencias individuales como competencias de equipo, y dar rienda suelta a equipos de trabajo cohesionados.

En conclusión, trabajando desde la consciencia, las experiencias, el intercambio de opiniones y los ejemplos, generamos una interrelación personal que hace que cada equipo se apoye a largo plazo y siga evolucionando. Lograr que los equipos estén alineados beneficia a la compañía y contribuye a reducir conflictos internos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta