La selección de la persona adecuada para un puesto de trabajo encuentra en los Tests una herramienta útil para conocer el perfil del entrevistado.
Su aplicación proporciona información del entrevistado siendo la interpretación que los profesionales realizan de mucha importancia para no caer en equívocos.

Existen cuatro grandes grupos de pruebas laborales:

Test proyectivos: busca predecir el comportamiento futuro de una persona. Revela los aspectos más escondidos de la personalidad. Por ejemplo, se deduce que una persona tiene mal control sobre sus emociones de rabia o se detecta que tiene poca tolerancia a la frustración.

Test de aptitudes: valora los requisitos específicos del candidato para un determinado puesto. Mide diversas funciones, como la velocidad de reacción, la coordinación, etc.

Test de nivel: evalúa el nivel intelectual del candidato. Para ello lo usual es someter al candidato a una serie de preguntas contra el tiempo, donde se le pide hacer secuencias lógicas o escribir una cierta cantidad de palabras por minuto.

Test de personalidad: mide características personales del candidato como:

Ser extrovertida: Si la persona es activa, excitable, sociable o le gusta conversar.
Ser agradable: Si el candidato es una persona que confía en los demás, hace amistad con facilidad, es honrada y flexible.
Tener concienciación Si el cantidado es conformista con sus metas o trata de superarse siempre y buscar nuevos retos.
Tener estabilidad emocional Si el candidato es una persona segura, independiente o si por el contrario no es autónoma y se le debe dar instrucciones a cada momento.
Ser abierta a la experiencia Si la persona es intelectual, artística, curiosa, etc.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta