dama-confAsí lo expresó Héctor Dama, Director Ejecutivo de Lee Hecht Harrison | DBM, en el marco de las XVIII Jornadas de Actualización en Recursos Humanos en la Universidad del CEMA, dejando en claro la importancia de generar vínculos positivos e inclusivos con los empleados y sus equipos de trabajo.
En este sentido, Dama argumentó que “para lograr consistencia en el contrato emocional se debe pensar en tres estadíos de engagement: con la organización, con la tarea y con el jefe, alineando además expectativas corporativas con las del empleado.” Es decir que los líderes deben conocer a sus empleados, saber qué los motiva, cuáles son sus metas profesionales, y sus expectativas de vida.

De esta forma, el principio de inclusión como práctica de RR.HH. es fundamental para darles participación a sus empleados, que éstos se sientan valorados, y que su contribución impacte positivamente en los negocios. En este caso, las organizaciones están hoy más conscientes del valor de compartir conocimiento para aumentar la competitividad empresaria. A modo de ejemplo, Dama citó como referente de buenas prácticas, el de una empresa de retail en la cual el mayor interesado en mejora del engagement es el propio líder comercial, acompañado por RR.HH., como forma de apalancar resultados sustentables del negocio.

En relación a las remuneraciones y como claro indicador del cortoplacismo que impera en nuestro mercado, Dama explicó que existe un “problema serio en Argentina porque en los últimos 5 años hay una tendencia por parte de los empleados a valorar más la recompensa salarial, que las proyecciones de carrera o reconocimientos a sus contribuciones en la empresa”. Es que cuando la remuneración es lo más importante, se produce una pérdida de compromiso, fenómeno que no sucede en “Brasil o Perú donde los empleados priorizan otros factores como el desarrollo de carrera o el ambiente laboral.”
Retomando el tema de la inclusión, según estudios recientes llevados adelante por LHH | DBM en Estados Unidos, se ha descubierto la necesidad de la diversidad y la complementariedad desde perspectivas discrepantes como requisito para mayores estandartes de creatividad. Justamente, lo que los indicadores revelaron, es que en muchas empresas existía un alto nivel de engagement, que no guardaba relación con los niveles de creatividad (en estos casos bajos) Para que este fenómeno acontezca, se hace preciso incluir y acompañar la diversidad de pensamientos y criterios, con prácticas inclusivas donde el conocimiento sea un bien común.

Para Dama “el Engagement en su expresión más indivisible (la relación jefe – empleado), depende de cómo el líder se prepara para enfrentar los desafíos de generar un compromiso, un vínculo emocional con el personal que le reporta y su aceptación genuina del otro, en el cual se dé naturalmente el desarrollo de mayores niveles de confianza mutua”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta