Como coach ejecutiva, estoy en contacto con personas de todas las edades y nieveles dentro de diferentes empresas. Personas que recién ingresan, otras que fueron escalando posiciones y algunas que trabajaron más de 30 años. La experiencia me enseñó que hay indicadores que nos señalan cuando es hora de cambiar, cuando llegó el momento de la transición. Es muy importante prestar atención a estas señales.

Los primeros síntomas son la sensación de frustración, el aburrimiento y hasta el agobio. Pero hay que admitir que, con el tiempo, cualquier trabajo puede resultar monótono. Lo que alguna vez lo hizo elegir su profesión, llámese pasión o vocación, puede haber mermado. Tal vez usted sea de los que piensa en el fin de semana apenas entra, o detesta regresar de las vacaciones; eso quiere decirle algo muy claro: “la emoción se ha ido”. Ya no se siente bien, no logra identificar qué es ni sabe cómo resolverlo.

Usted está entrando en etapa de transición. Necesita retomar el equilibrio y reacomodar sus energías. ¿Qué hacer en estos casos?

El primer paso es reconocer que las cosas no están bien. Siente que debe tomar una decisión. No sea impulsivo. No crea que su única opción es dejar su trabajo actual. Reflexione. Adopte una mirada introspectiva y evalúe su situación antes de tomar cualquier decisión. 

Algunos consejos para guiarlo en su transición:

  • Haga un listado de lo que falla o falta en su empleo actual:  Se trata de controlar la energía. Haga dos columnas en una hoja de papel y anote, en un lado, todo aquello que le quita energía en el trabajo (sean personas, reuniones, burocracia, etc) y en la otra columna anote todo aquello que lo inspire, entusiasme o lo apasione. Puede enumerar cosas a las que desea aspirar.
  • ¿Cómo redistribuir su energía? ¿Puede descartar algún proceso letárgico e inncesario? ¿Puede evitar reuniones tediosas? ¿Cómo puede mejorar la relación con un compañero de trabajo? ¿Puede delegar ? Notará que hay mucho ítems de su lista que una vez identificados, podrá eliminar y reducir así el desgaste de energía que le ocasionan.
  • Comparando listados, determine los pasos a seguir: Si encuentra predominancia de elementos positivos verá que su entusiasmo se reaviva. Analice ¿Está dejando su única opción o hay formas de sobrellevar el trabajo de otra manera?

La idea central es lograr que el trabajo sea una parte vital y estimulante de su vida nuevamente. Sí, se puede. No es imposible. Lo vemos todo el tiempo como consultores. Cabe recordar que dejar un trabajo siempre es una opción, pero trate de reverlo, generar pequeños cambios, volver a sentirse partícipe. Si determina que sólo quiere irse porque “ya no da para más”, veamos cómo manejar su salida y cómo conseguir la posición que desea en otra parte.

Recuerde que el cambio depende de usted y sólo tiene que hacer una pequeña acción positiva para cambiar cómo se siente. 

Fuente: Nancy Sullivan – Vice Presidente Senior y Directora Regional de Lee Hecht Harrison


Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta