¿Tienes un plan de carrera? ¿Sabes bien hacia dónde vas? ¿Qué imaginas para tus próximos 5, 10, 15 años de profesión? Muchos tienen un plan elaborado. Pero, me sorprende ver las caras de desconcierto de aquellos que no saben a qué me refiero cuando lo pregunto. Se trata de algo simple: un mapa de ruta para guiarnos y saber hacia dónde vamos en nuestra vida profesional y personal.

La idea es tratar de proyectarse en un futuro, a largo plazo y tratar de imaginar en qué queremos convertirnos, qué queremos hacer y sobre todo, quiénes queremos ser. Esa visión de futuro, marca la diferencia entre los que logran lo que se proponen en la vida, o los que se conforman.

El primer paso de ese plan de ruta es animarse a inventar un futuro. Se empieza por soñar cosas buenas, aspirando al éxito con sana ambición. En segundo lugar, se establecen plazos e indicadores claros para saber si estamos siguiendo el camino que nos trazamos.

Con tomar 30 minutos para relajarse y pensar en: ¿Qué es lo que quiero hacer? ¿Adónde quiero llegar realmente? ¿Qué hago con mi carrera, mi negocio o mi empresa? ¿Qué acciones debo tomar para lograrlo y qué debo dejar de hacer que me frena? Obviamente, los mismos planteos aplican para la vida personal.

Conviene repetir este ejercicio en forma semestral para llevar cuenta de nuestro progreso. Es un modo de llevar un indicador, como hacen las empresas. Una buena idea es tener una planilla de Excell, en la que volquemos nuestros objetivos de largo, mediano y corto plazo. Y agruparlos por meses y años y décadas. Y medir los avances – o retrocesos – con nuestros propios y muy personales indicadores de éxito.

Es una forma sencilla de registrar si avanzamos, si nos desviamos y qué alternativas tenemos. Lleva tiempo y esfuerzo, pero sin un plan de ruta, ¿Cómo saber si llegamos a destino si no trazamos uno?

Como todo plan personal, debe ser flexible. Las cosas no suelen salir como uno espera. Pero, sirve de guía y nos brinda un horizonte de desarrollo.

Elaborar un plan genera una gran diferencia competitiva, mejorando las oportunidades de éxito. Permite tomar control de nuestras vidas y no ir a la deriva, o pero aún, dejar nuestro destino en manos de otros.

Fuente: Inés Temple, Presidente – CEO de LHH – DBM PERU y LHH Chile.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta