La creatividad está presente en todos los ámbitos de nuestra vida diaria. Sin embargo, cuando somos creativos en nuestro ambiente laboral, el nivel de inspiración, así como las propuestas y soluciones que propongamos, adquieren un nivel de responsabilidad y de seriedad mucho mayor.

Existen estrategias que impulsan el desarrollo de la creatividad en el trabajador, incluso desde muy pequeño. Una de ellas es plantear una pregunta-problema y dejar que la persona realice todas las conjeturas que sean posibles.

También es factible la idea de proyectar una solución ante un problema difícil o irreversible. Algunos investigadores afirman que la creatividad es un don, un talento de la persona. Sin embargo, las empresas también deben contribuir en este sentido y desarrollar el proceso creativo de sus trabajadores a través de talleres, charlas, reuniones y convivencias.

La creatividad puede conducir a la innovación, cuando su aplicación es exitosa a un nivel comercial, porque no solamente vale inventar algo, sino que además lo destacado resultará ser introducirlo satisfactoriamente y con repercusión en el mercado para que la gente lo conozca, en lo que sería una primera instancia y luego para que pueda disfrutar de la creación en cuestión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta