En una entrevista de trabajo son muchísimos los factores a tener en cuenta. Pero ¿Alguna vez pensaste en todo aquello que comunica más que tus palabras? El lenguaje gestual, la actitud y hasta la vestimenta, pueden volverse aliados o enemigos al momento de una entrevista.Aquí brindaremos una serie de consejos para el éxito en la entrevista, empleando las técnicas de Inteligencia Emocional y Programación Neurolingüística  (PNL) publicadas en el libro “¿Estás comunicando?” de Mónica Pérez de las Heras (LID Editorial),  para que puedan alcanzar el objetivo deseado: el trabajo.

Inteligencia Emocional:

  • Escuchar: Escuchar es oir más interpretar. Es poner atención al detalle. Es imprescindible prestar atención a la propuesta de trabajo que se nos hace, con el fin de ser selectivos y apuntar sólo a aquellas que se ajustan a nuestro perfil. También para resaltar en nuestro CV aquello que nos haría destacar ante los ojos del reclutador.
  • Honestidad: Mejorar el cv no significa mentir. Exageraciones o datos falsos harán que nos veamos nerviosos o dudosos en la entrevista. Si el CV refleja lo que hemos vivido, uno puede proyectar seguridad.
  • Neutralidad: Dominar las emociones es fundamental para dar imagen de seguridad y confianza. Aumenta nuestras posibilidades evitar las dudas o los nervios excesivos.
  • Regular el miedo: El miedo es una reacción instintiva y natural; nos ayuda a estar alertas, atentos. Si lo llevamos por delante: paraliza. Por detrás, nos atropella. El miedo de estar presente debe acompañar, sin bloquearnos.
  • Evitar calificativos, prejuicios o comentarios inapropiados: La sinceridad es buena, pero en justa medida. Cuando el entrevistador pida opiniones de antiguos empleadores o jefes, evitar los calificativos inapropiados, las críticas desmedidas o caer en infidencias. No es una relación de confianza, sino lo opuesto: estamos siendo evaluados y lo mejor es mantener un tono neutral. Todo aquello que descalifiques, repercute en la percepción de tu imágen.
  • Optimismo: En la entrevista (como en la vida cotidiana), sirve mucho transmitir una visión positiva. Ser pesimista, quejumbroso o depresivo repele. No debes olvidar que están buscando comportamientos que pueden “contagiarse” dentro de la empresa.
  • Empatía: Ponerse en rol ayuda. Hazte preguntas que haría el entrevistador y piensa ¿Qué tipo de persona estará buscando para este puesto? ¿Qué clase de habilidades considera valiosas? ¿Qué actitudes llamarían la atención? ¿Qué situaciones laborales pasadas puedo destacar como ventajosas? Si puedes anticipar lo que el entrevistador quiere, podrás ajustarte mejor a sus deseos y conseguir el empleo.

Herramientas de la Programación Neurolingüística (PNL):

  • Crea tu Zona de Comfort: Los individuos se sienten más cómodos cuando conocen el ambiente en que están. Si puedes, el día previo a la entrevista, tómate el tiempo de ir al lugar, conocer las calles, los lugares linderos, los transportes, etc; eso hará que vayas más confiado y relajado a la entrevista.
  • Visualizar: Al igual que el cuerpo, la mente se entrena y lo hace mediante ejercicios de concentración y visualización. Podemos prepararnos para una entrevista usando esta herramienta. Sólo se trata de cerrar los ojos e imaginar la situación previamente. Debemos pensar en qué nos vamos a encontrar, qué nos dirán, por sobre todo, qué diremos, cómo nos desenvolveremos e incluso, visualizar al actitud calma y confianza que debemos proyectar.
  • Anclaje de seguridad: Si uno puede revivir o recapturar mentalmente experiencias vividas (como la sensación de seguridad o de calma) y nos entrenamos en ello, a través de PNL, podemos convertir esos recuerdos en una herramienta útil. Una entrevista laboral sería un momento propicio para usar esta técnica.
  •  Calibración y rapport: Es similar al ejercicio de espejo que hacíamos en la infancia: la calibración consiste en la observación del otro para ajustar nuestros gestos, postura, respiración, voz y lenguaje al del entrevistador. Cuanto más parecidos seamos al otro más le gustaremos, porque se verá identificado (reflejado) durante la entrevista.
  • Creencias potenciadoras y limitantes: Afirmaciones como: “yo puedo” nos motivan para enfrentarnos a la entrevista con más fuerza. Por el contrario, ideas como: “no me lo van a dar”, “seguro que toman a otro”, “es demasiado bueno para mí”; no nos ayudan y nos cargan de negatividad. Si no logras ser positivo, al menos, evita ser derrotista.

Herramientas de los tres tipos de lenguaje: no verbal, paraverbal y verbal:

  • Lenguaje no verbal (LNV): Nuestros gestos suelen ser inconscientes y pueden dar una imagen inapropiada de nosotros por lo que, es preciso aprender a manejarlos adecuadamente, especialmente bajo el estrés de estar siendo evaluados.
  • Sonrisa: Gesto universal de grado. Proyecta simpatía y accesibilidad. Sonreír siempre abre puertas.
  • Mirada: mirar a los ojos es importante para dar sensación de seguridad y de confianza en nosotros mismos, da credibilidad, honestidad y por sobre todo: reconocimiento del otro.
  • Imagen personal: Sólo hay una primera impresión y dura segundos. Por ello debemos cuidar nuestra presencia, adaptando nuestro vestuario al puesto de trabajo al que optamos.
  • Evitar los tics: Los tics delatan nerviosismo y falta de dominio. Jugar con el pelo, tocarse la cara, sonar o mover los dedos, comerse las uñas, son algunos de los típicos gestos de ansiedad. Intenta ser consciente de ellos y trata de controlarlos durante la entrevista. Recuerda que es importante dar una imagen relajada.
  • Tono y volúmen de voz: Recuerda hablar pausado, modular, pronunciar correctamente y en un volumen adaptado al de nuestro entrevistador es fundamental para agradarle.
  • Lenguaje verbal neutral: Cuidado con el código o que usamos: no conviene ser demasiado coloquiales; jamás usar malas palabras ni generalizaciones o juicios. Evitar temas de política o religión.
  • No hay “pero” que valga: el término “pero” es considerado en PNL un “borrador universal”, dado que elimina lo que se dijo antes. Por tanto, hay que evitar su empleo o desacreditaremos todo lo dicho. Conviene reemplazarlo por un término que agregue y no que disminuya lo que queremos decir (por ejemplo: “además” o “en consecuencia” o “como venía diciendo”, etc).

Herramientas de la comunicación en grupo:

  • Hablar en público: Cada vez son más los trabajos que exigen presentaciones en público. Si el nuevo trabajo lo exige, debemos mostrar predisposición. Aunque nos dé miedo, si nos preguntan en la entrevista, siempre digamos estar dispuestos.
  • Claves de la Oratoria: los tres pilares para hablar en púbico son: naturalidad, humildad y transmitir con el corazón. Sumado a todo lo antes expuestomostrarnos naturales, humildes y comunicando desde el corazón (con humildad y sinceridad) nos acercará más al entrevistador y podremos vincularnos mejor.
  • Preparación: hasta los mejores oradores ensayan sus presentaciones. Es clave preparar bien nuestra entrevista de trabajo, practicando con alguien que pueda hacer el papel de entrevistador y nos haga preguntas, o grabándonos y evaluando los resultados. Cuanto más preparados, mejores chances tendremos.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta