Lisa, la vicepresidenta de desarrollo humano se sentía frustrada debido a que la alta gerencia había reducido su presupuesto anual, lo que la obligó a desistir de implementar su plan de trabajo. Los bajos precios del petróleo estaban provocando daños serios en su organización y los recortes presupuestarios eran comprensibles. Sin embargo, justamente este era el momento en el que los líderes de su empresa necesitaban más apoyo.

Muchos de ellos enfrentaban dificultades por primera vez, ya que no estaban preparados para afrontar los desafíos de gerenciar durante una crisis. Estos líderes no contaban con habilidades para hacer reestructuraciones, desvincular personal, manejar la ambigüedad y los recursos escasos, fusionar culturas y liderar el desempeño con equipos disminuidos.

Los gerentes de la organización de Lisa necesitaban desarrollar resiliencia, comunicar efectivamente, liderar durante el cambio y mantener comprometidos a sus colaboradores para alcanzar los resultados del negocio. Incluso, cuantos más despidos se realizaban, con más fuerza crecía tanto el miedo como las suspicacias. Cada vez era más difícil lograr que las personas hicieran su trabajo, mientras que la desconfianza rondaba y cada área protegía con más ferocidad sus recursos.

Para que la organización sobreviviera a esta crisis, Lisa sabía que era necesario encontrar una forma de apoyar a sus líderes que estuviera al alcance de su presupuesto.   Así fue cómo pudimos ayudarla: Los líderes de diferentes áreas trabajaron con nuestros consultores en grupos de cuatro a seis integrantes. Cada dos semanas por un periodo de seis meses se realizaron sesiones de Team Coaching de 90 minutos, lo que aportó gran flexibilidad. Durante estas sesiones, cada grupo de líderes debatió abiertamente en torno a temas previamente establecidos por ellos y también se abordaron situaciones emergentes. Las habilidades que se debían fortalecer eran: entablar conversaciones valientes, desarrollar resiliencia entre los colaboradores y lograr la integración de dos o más equipos.

En la medida en que los líderes sénior compartieron sus desafíos y éxitos, nuestros consultores facilitaron el proceso, profundizando en los aprendizajes derivados del compartir estrategias y tácticas eficientes, en un espacio en el que todos pudieron aprender de los otros y colaborar entre sí.

Si bien al principio los gerentes eran escépticos, todos se beneficiaron sustancialmente de las sesiones de Team Coaching. Al final del proceso, los participantes lograron incrementar el desempeño de sus equipos, aumentar el compromiso de colaboradores distanciados, mejorar la colaboración a través de áreas funcionales y encontrar formas novedosas de liderar en medio de la escasez de recursos. También construyeron una comunidad de apoyo entre líderes, para que en futuras situaciones, se pudieran ayudar a través del coaching y la colaboración mutua.

Cinco meses después de iniciar el proceso de Team Coaching, Lisa estaba maravillada. La organización mostraba signos de recuperación a pesar de que la situación de mercado continuaba siendo preocupante. Los resultados mejoraron consistentemente y el personal empezó a mostrarse más comprometido, gracias a un sentimiento renovado de optimismo en toda la organización. Lisa admitió que al comienzo tenía reservas frente a la efectividad del coaching de equipos, pero después de presenciar la transformación que vivió su organización, ella es una fuerte promotora de esta práctica.

¿Cuáles son tus experiencias con Team Coaching?

¿Cómo puede tu organización beneficiarse con el poder de esta herramienta?

Escrito por: Tracy Cacivera, Lee Hecht Harrison 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta