nota113

“El humor es nada más y nada menos que el modo que tiene la naturaleza de hacer que la creatividad sea posible”. Sostiene Doni Tamblyn- estadounidense contemporáneo especialista en capacitación y formación-.

Pero, ¿cómo influye la forma de ser o de actuar en la carrera profesional?

Según dos investigadores de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, mucho. A tal punto de comparar este aspecto con la calidad de trabajo y el esfuerzo que se emplee en el mismo a la hora de desarrollar las tareas asignadas.

El informe, publicado en la revista Journal of Personality and Social Psychology, analizó las relaciones entre el status laboral y el sentido del humor de las personas, concluyendo en que, utilizar este rasgo de la personalidad en forma correcta, puede resultar beneficioso, provocando una buena impresión entre compañeros y jefes. De hecho -según la investigación- se transmite una personalidad “más segura y competente” de lo que es en realidad.

Estos conceptos parecen ser contundentes para no reprimir nuestro humor –dentro de los márgenes del buen gusto- en las actividades laborales. Un comentario risueño ameniza una reunión o quita tirantez en una entrevista.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta