El planteo va más allá de una negociación puntual. En la vida diaria, para ser más precisos, desde que nos levantamos hacemos micro negociaciones. Un ratito más en la cama y después apurarme en el resto de la rutina. Dejar pasar un subte para viajar sentado etc… lo importante es el grado de satisfacción que obtengamos en los objetivos elegidos.

Stephen Covey, dice: “Pensamos en triunfar relacionado al hecho de que otro falle; esto es si yo gano, tu pierdes. O si tu ganas, yo pierdo. El principio ganar-ganar (win-win) ve la vida como un escenario cooperativo, no competitivo; un marco en el que mente y corazón buscan constantemente el beneficio mutuo en las interacciones del ser humano”.

Pensar en ganar-ganar (win-win) no se trata de ser amable, ni una técnica de solución rápida. Es un código basado en el carácter, para interacción y colaboración de los seres humanos.

Una persona u organización que plantea los conflictos con una actitud win-win tiene tres rasgos vitales en su carácter:

1) Integridad: apegarse a los sentimientos genuinos, valores y compromisos
2) Madurez: expresar las ideas y sentimientos con coraje y consideración ante las ideas y sentimientos de los otros
3) Mentalidad de abundancia: creer que hay bastante para todos

Los atletas de los Juegos Olímpicos en la persecución de las codiciadas perseas son múltiples actores de estas tres cualidades fundamentales.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta