Las empresas se encuentran viviendo un escenario de cambio. El entorno desafiante, competitivo y global, ha llevado a las organizaciones de todos los tamaños a incorporar en sus estrategias de gestión de personas nuevas habilidades para enfrentar los desafíos que les propone el mercado.

Esta dinámica de ajuste constante de la fuerza de trabajo se repite año a año y requiere conectar a las empresas con el nuevo talento requerido, sin descuidar la transición de quienes dejan la organización.

Según Pablo Piekar, Head of Career Transition de Lee Hecht Harrison Argentina, este último aspecto es muy relevante y en el juega un rol fundamental el área de relacionamiento, “que establece contacto con los reclutadores (internos y externos) de las empresas y a través de esas acciones junta el talento disponible en el programa con los requerimientos que ellas poseen”.

¿Qué es el Outplacement?

Este tipo de programas, también conocidos como desvinculación asistida, surge en la década del 60`en las áreas de recursos humanos de las empresas estadounidenses como una forma de mitigar el stress que experimentaban las personas al enfrentar un despido.

En esta lógica, las compañías de servicios de outplacement intervienen en el diseño, preparación y ejecución de una reestructuración organizacional, para luego ofrecer un programa de asistencia integral a los colaboradores desvinculados que les permite gestionar su transición laboral con la guía de un career coach, optimizando su recolocación en el mercado laboral.

De acuerdo a la experiencia de Lee Hecht Harrison, existen tres factores relevantes que las empresas deben evaluar al momento de contratar un programa de outplacement:

  • La calidad y nivel del equipo de Career Coaches: la primera actividad que se hace en este proceso es analizar las capacidades del candidato, sus intereses y posibilidades en el mercado, para desarrollar un plan que oriente su búsqueda de nuevos desafíos laborales. Para lograr este objetivo la capacidad de los career coach que acompañarán al profesional es vital. Debes analizar la experiencia de los equipos y su estabilidad en las empresas que prestan estos servicios. Dicho factor acortará los tiempos de recolocación maximizando las oportunidades del candidato.
  • Experiencia en la gestión de redes: más del 80% del éxito de una recolocación se explica por la adecuada gestión de las redes de contacto del candidato. La experiencia de la empresa que ofrece este servicio ayudará a potenciar esa acción, conectándola con las oportunidades que ofrece el mercado laboral a nivel nacional e internacional.
  • Infraestructura y tecnología productiva: esta variable posibilita el desarrollo del candidato en su proceso de transición de carrera, entregándole un lugar de trabajo con todos los recursos necesarios, workshops, áreas para desarrollar networking y tener espacios para trabajar productivamente. Desde el punto de vista tecnológico, hoy resulta fundamental acceder a una plataforma digital para complementar las actividades presenciales con e-learning, conectar con otros ejecutivos y descubrir oportunidades ocultas de trabajo.

En el caso de LHH Argentina, Pablo Piekar destaca la existencia de los grupos de productividad que propician el networking entre los candidatos, los eventos que se realizan periódicamente con speakers de primer nivel y la plataforma tecnológica que facilita la conexión con las oportunidades que ofrece el mercado para desarrollar su empleabilidad.

Estos elementos resultan fundamentales para transformar el proceso de desvinculación de un trabajador en una alternativa de crecimiento en su empleabilidad futura. A su vez permite que las organizaciones puedan continuar atrayendo talentos para el desarrollo de sus proyectos, sin descuidar su sostenibilidad en el mercado en el cual se encuentras insertas.

Para saber más sobre los programas de Outplacement de Lee Hecht Harrison, contáctanos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta