nota36

“Pensar con la cabeza, antes de hablar con la boca.”
A partir de esta premisa se escalona una cadena de acciones cuyo punto de partida es la definición de los objetivos que queremos lograr en la comunicación.

Parece trivial, pero es muy importante elegir el momento y la forma adecuada para obtener éxito en la comunicación.

Elegir las palabras apropiadas para facilitar la total comprensión de lo que se expresa -sin dificultades adicionales de razonamiento- adaptando el estilo y la expresión del diálogo al interlocutor.

Y finalmente mantener una actitud de escucha activa, fundamental para la empatía que le permitirá “escuchar”, si su mensaje ha sido comprendido y aceptado.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta