A mediado de año se comienza a sentir el llamado síndrome de burnout causado, dicen los expertos, por el estrés constante al que muchos nos vemos sometidos durante el año. Para que no ser víctima más del desgaste el consejo es aprender a organizar tus labores y obligaciones laborales y saber equilibrarlos con tu vida personal. No es una utopía. Requiere organizase y ponerle acción.

Hacer un inventario en el que puedas escribir todas tus actividades y labores, para que dividas tu tiempo. El objetivo es sacarle el jugo al tirano tiempo.

Reflexionar sobre los problemas y en lugar de acrecentarlos, busca la manera de solucionarlos. Quizá al principio no sea tan fácil, pero luego se verá cómo disminuye la tensión que producen.

Si tienes la posibilidad de delegar, hazlo tanto como sea posible. Ésta es una manera de quitarte algunas obligaciones y darte un respiro.

Al finalizar una tarea de “las importantes” celébrarlo dándote un merecido descanso. Estas situaciones de estrés dejan tu cuerpo y mente muy debilitados, por lo que el cuerpo necesita reponerse para volver a funcionar correctamente.

Y por último la Regla de oro. Compartir más tiempo con tu familia y tus amigos que no forman parte de tu círculo de trabajo, esto es realmente bueno para renovarse y mantener la mente despejada.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta