Al inicio del año, muchas organizaciones se toman el tiempo para realizar evaluaciones de desempeño entre sus colaboradores. En estas entrevistas, son tres los ejes en los que se hace especial enfoque:

• Desempeño
• Potencial
• Talento


Por “Desempeño” nos referimos puntualmente al cumplimiento de responsabilidades, funciones, objetivos y competencias de nuestro rol. Nos ayuda a evaluar qué y cómo se están llevando adelante determinadas tareas.

Cuando hablamos de “Potencial”, nos referimos a la posibilidad de asumir mayores responsabilidades jerárquicas, como gestionar equipos o llevar adelante un proyecto. Es decir, cuáles son las oportunidades de crecimiento dentro de la empresa.

Y por último, “Talento” está relacionado a esa capacidad única que cada uno tiene.

Lo que a muchos les preocupa es que tal vez nuestro desempeño sea normal, que no tengamos potencial, pero sí tengamos un talento extraordinario.

La misión de los líderes es aprender a distinguir estos 3 conceptos en cada colaborador y poder descubrir cuál es su talento. ¿Por qué? Porque al entender qué es lo que pueden hacer, se descubren nuevas posibilidades para ellos (tal vez se desarrollen mejor en otra área o sector).

El talento se relaciona de manera directa con la motivación, energía y pasión que ponemos a lo que verdaderamente nos interesa. ¿Cuántos colaboradores dejan de serlo por no preguntarles qué es lo que realmente les apasiona?

Es por este tipo de planteos que debemos reconocer que el futuro está en saber gestionar el potencial y los talentos que se encuentran dentro de la empresa. Así, el capital humano de “hoy”, puede ser también el de “mañana”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta