Las organizaciones están constantemente en proceso de transformación. Lidiar con el cambio en el lugar de trabajo es a menudo un reto, con la incertidumbre que a veces lleva a las personas a adoptar actitudes inflexibles que son perjudiciales para el rendimiento individual y organizacional.

Las empresas quieren colaboradores versátiles y resilientes que están dispuestos a aventurarse en lo desconocido y afrontar con eficacia el estrés inherente al cambio. Cuando nos enfrentamos a los cambios en el lugar de trabajo, prepárese con la información y habilidades que le ayudarán a seguir adelante como un buen jugador de equipo:

  • ¿Por qué está ocurriendo el cambio? Los cambios son impulsados por la necesidad estratégica. Las organizaciones están en constante evolución y deben hacer cambios, la consolidación de departamentos, fusión o adquisición de otras empresas, la adopción de nuevos procesos o tecnologías para seguir siendo competitivos en el mercado. Una vez que entienda la lógica de negocio, es mucho más fácil ser objetivo y abierto a los cambios que están implementando.
  • ¿Cómo voy a encajar? Si los cambios van a impactar su labor, hable con su gerente para que las expectativas se establezcan claramente. Determine qué nuevas competencias podrían ser necesarias para cumplir con los objetivos de rendimiento y poner en marcha un plan para alinear sus habilidades.
  • ¿Cómo puedo sobrellevar la ambigüedad? Evite “sesiones de quejas” con detractores que están encerrados en un mantra de resistencia. El cambio presenta la oportunidad. Busque información fiable y mantenga la concentración
    rodeándose de positividad y busque oportunidades para contribuir.

Como explica el filósofo y escritor Alan Watts: “La única manera de dar sentido al cambio es sumergirse en él, moverse con él, y unirse a la danza.”

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta