leader

Si bien existen muchas oportunidades para desarrollar el liderazgo en el tercer sector, para entender lo que significa ser un líder necesitamos cuestionar la manera en que pensamos sobre el mundo y reflexionar sobre la forma en que interactuamos con los demás.

El libro The Practice of Adaptive Leadership: Tools and Tactics for Changing Your Organization and the World, escrito por líderes de CLA, ofrece también un excelente análisis del liderazgo adapativo y las herramientas que se necesitan para practicarlo efectivamente. Estos dos recursos han sido una de las herramientas más útiles y prácticas de liderazgo.

¿Qué es liderazgo adaptativo y por qué es importante? 

El liderazgo adaptativo nos ayuda a identificar las causas fundamentales de los desafíos que enfrentamos y cómo podemos, eficaz y sosteniblemente superarlos. Nos obliga a estar abiertos a la posibilidad de que no siempre al evaluar una situación vemos el panorama completo y por ello, no siempre aplicamos las soluciones más eficaces.

Lo fundamental de este enfoque es que se distingue entre dos tipos de desafíos: desafíos adaptativos, que requieren que las personas y organizaciones cambien valores, creencias y acciones y los desafíos técnicos, que por lo general tienen un arreglo o solución fácil.

Con frecuencia tratamos nuestros retos como técnicos cuando en realidad son de adaptación. Un buen ejemplo de esto es cuando el personal de las organizaciones, tanto grandes como pequeñas, no sienten que sus opiniones se consideran cuando se toman decisiones claves en la organización. Una solución técnica sencilla sería la de asignar más tiempo a las reuniones para escuchar comentarios o ideas de todo el personal.

Sin embargo, esto no generaría que la alta dirección considere realmente sus ideas, solo crea un espacio para que las ideas sean compartidas. Tomar un enfoque de adaptación a este problema significaría que la alta dirección además de solicitar ideas del personal, las revise, les hagan preguntas a los involucrados y finalmente las incorporen en el proceso de toma de decisiones. El cambio clave aquí es que la alta dirección tendría que valorar a sus empleados como nunca antes, e integrar este nuevo valor en su enfoque de toma de decisiones. Además, tendrían que reconocer las deficiencias de su enfoque anterior para poder adaptarse.

¿Qué hace que poner en práctica el liderazgo adaptativo sea un reto? 

Poner en práctica un enfoque de adaptación puede ser un desafío en sí mismo porque a menudo va en contra de la forma en que normalmente operamos. Puede involucrar tu equipo y tu organización, lo que puede ser desafiante. También lleva tiempo y cuando no conseguimos resultados inmediatos o estamos tratando de incorporar nuevas prácticas en nuestro día a día, podemos fácilmente ignorarlas pensando que no tuvieron éxito.

Imaginemos en el ejemplo anterior, el proceso de juntar a los ejecutivos de la organización para involucrar las opiniones del personal en la toma de decisiones. Algunos de ellos se mostrarán fuertemente en contra, otros pueden perder el interés rápidamente si no ven el valor de este ejercicio después de las primeras reuniones, e incluso el personal que no se sentía escuchado podría desilusionarse con el nuevo proceso si este no cumple con sus expectativas inmediatamente.

¿Cómo podemos llevar el liderazgo adaptativo a la práctica?

La práctica de liderazgo adaptativo no es sólo para para las personas a la cabeza en puestos altos dentro de la organización. A menudo, el resto de nosotros no decimos nada cuando identificamos desafíos adaptativos en nuestro trabajo, lo que ayuda a que nuestros equipos de trabajo se centren en los asuntos equivocados. Las razones por las que pasa esto pueden variar, desde la falta de confianza individual a un entorno donde la retroalimentación y la participación del personal no son aceptadas.

Entonces, ¿qué podemos hacer para llevar este concepto a la práctica? Los siguientes puntos pueden servir de gran ayuda:

  • Pedir otros puntos de vista – Ser flexibles y abiertos a la posibilidad de que no siempre tenemos las respuestas correctas para todo. Trabajamos en equipo y en comunidades por una razón, cada persona aporta una opinión y perspectiva diferente. Debemos buscar a otras personas y asegurarnos de que están todos realmente viendo un panorama más amplio y no solo lo que uno es capaz de ver desde su perspectiva.
  • Ser honesto cuando no estés avanzando – Cuando se haya implementado una solución y no ha funcionado, no intentes hacer las cosas de la misma manera una y otra vez. Debemos entender por qué las cosas no están funcionando y a la hora de evaluar, recordar que hacer cambios toma tiempo y paciencia. Por eso, hay que preguntarse, “¿qué puedo hacer para hacer esto sostenible?”.
  • Dedicar tiempo para reflexionar – Siempre saca tiempo para reflexionar sobre tu trabajo. Somos mucho más efectivos identificando qué hacemos bien y dónde nos quedamos cortos una vez que completamos una tarea o proyecto, quizás porque hay menos presión para completarla a la perfección. Por ello, revisar lo que hemos hecho y cómo lo hemos hecho nos abre a la idea de realizar cambios, para que la próxima vez tengamos un enfoque y sentido más claro de los retos que podemos seguir enfrentando.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta