La inteligencia Emocional en el trabajo, según definió Daniel Goleman, quien dijo que las condiciones intelectuales no son la única garantía de éxito en el ámbito profesional del trabajo, sino tan sólo un factor, que unido a las necesidades emocionales desarrolla el desempeño y los resultados de todo líder y trabajador motivándolo emocionalmente a ser productivo.

Dado que hoy día el acento está puesto en la “Productividad”, parece útil recordar cuales son estas características que contribuyen al desarrollo de lo laboral desde el punto de vista emocional.

1) Expresar correctamente emociones y pensamientos. Al reconocer las emociones y los sentimientos propios se expresan las emociones y pensamientos de una manera más honesta consigo mismos y con los demás.

2) Ser fuerte y no ofenderse con facilidad, no llevar las amenazas a lo personal y saber diferenciar los hechos y opiniones.

3) Reconocer y rectificar los errores. ¡No existe la perfección! Somos humanos.

4) Tampoco hacerlo todo bien a la primera vez. El ensayo, prueba y error existen.

5) Enfocarse en lo positivo, aun en la adversidad.

6) No asustarse con el cambio, saber cambiar forma parte de la vida y que negar el cambio es negar la vida misma. Agradecer las oportunidades que brinda la vida para cambiar y reinventarse, siempre en un proceso de mejora constante. Cambiar pensamientos, formas de actuar, creencias … todo forma parte del viaje del desarrollo personal.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta