Afortunadamente no se sentirá identificado en todas las acciones de rutina innecesaria que se describen, pero tenga el convencimiento que con la eliminación de una que le atañe además de aumentar su productividad se sentirá feliz, porque recuperará unas horas del día para sí mismo.

Revisar tu correo constantemente
¿Te has preguntado cuántas veces revisas tu correo al día? ¿Más de una? Entonces probablemente lo haces demasiado. El correo electrónico suele ser “eso” que las personas hacen cuando no quieren hacer lo que deberían estar haciendo.

Abusar de las redes sociales
¡Seamos honestos! Dedicamos demasiado tiempo a las redes sociales. Ya sea que revises el “timeline” demasiado tiempo o que sientas la necesidad de actualizar tu estado cada 15 minutos, estos hábitos pueden reducir drásticamente tu productividad.

Procrastinar
Sí, procrastinar es un hábito. Y es que muchas veces es más fácil decir “mañana” que “ahora mismo”. Sin embargo, las cosas que posponemos suelen ser las mismas que necesitan resolverse con mayor urgencia.

Multitasking
En vez de priorizar las cosas importantes, una persona multitareas consigue hacer una docena de cosas de manera muy pobre. Claro que se siente bien tachar pendientes de la lista, pero entre más tareas añadas, más se verá afectada la calidad.

Para concluir una frase de Henry Ford: “Los obstáculos son esas cosas espantosas que ves cuando apartas los ojos de tu meta”.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta