El Outplacement está tomando progresivamente un mayor protagonismo. Cada vez es más frecuente en las empresas recurrir al Outplacement a la hora de llevar a cabo reestructuraciones en sus plantillas.

Este servicio, cada vez más reconocido, tiene como principal objetivo ayudar a reinsertar a las personas que han sido desvinculadas de sus empresas, haciendo más llevadera y menos traumática su nueva y forzada situación profesional, tanto para el mismo como para su familia. Este proceso no se trata de buscarle una ocupación al empleado desvinculado, sino que apunta a orientar a los candidatos hacia aquellos puestos y/o compañías donde mejor puede encajar su perfil.

El propósito es ajustar el proceso de transición según el perfil profesional de cada uno, trabajando de forma personalizada e individualizada.

A la hora de decidir si desvincular a una o más personas, las empresas de forma voluntaria pueden brindar las posibilidades de un proceso de transición de carrera para asistir al trabajador en la búsqueda de una nueva situación laboral.

Las empresas que deciden desvincular a una o varias personas pagan las indemnizaciones pertinentes a los trabajadores despedidos, pero además, de forma voluntaria y como muestra de buen hacer, pueden ofrecer también la posibilidad de realizar un proceso de transición de carrera para ayudar al trabajador en la búsqueda de una nueva situación laboral o reorganización profesional. Se trata de un plan de acompañamiento que aumenta las posibilidades de un mejor futuro laboral para el candidato.

Mientras para la empresa el Outplacement representa una gran ayuda en un proceso de desvinculación, a la imagen de la empresa y al clima laboral interno, para el empleado resulta una asistencia profesional que contribuye para que pueda competir en el mercado en las mejores condiciones posibles.

Una vez que se da inicio, el periodo de reinserción depende de diferentes variables, así como las condiciones actuales de mercado. El tiempo medio de recolocación esta alrededor de tres a seis meses, aunque puede variar en función de la edad, la experiencia, la formación, entre otros.

En una primera instancia, los consultores coordinan las reuniones con el participante para poder determinar cuáles son sus necesidades, conocimientos, experiencia profesional y ambiciones. Luego, a partir de la indagación en estos temas, el consultor sabra como enforcar la búsqueda de la mejor manera o incluso si existe la posibilidad de que el candidatos cree su propio negocio.

Durante el desarrollo del proceso, se pone a disposición de los candidatos despachos con puestos de trabajo, ordenadores, conexión a Internet, bases de datos de empresas, bolsa de trabajo, etc. Al mismo tiempo que se los formara en técnicas de inserción, preparación de CV, a seleccionar empresas en las que puede encajar su perfil, a responder preguntas en entrevistas e, incluso, se le brinda asistencia emocional para la persona no pierda la seguridad en caso de ser rechazada.

El proceso también posibilita que las personas puedan relacionarse con otros en una situación similar, teniendo un incentivo para seguir manteniendo la rutina diaria perdida en la situación de desempleo.

La gran cantidad de beneficios que representa el Outplacement lo lleva a transformarse en un servicio indispensable y cada vez más demandado.

Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta