A la hora de la elección de las cualidades de los jefes la honestidad lidera frente al conocimiento. Este hecho parece obedecer al padecimiento de inmoralidad que los hechos públicos afectan en varios países. Asimismo la comunicación diáfana es altamente valorada.

El relevamiento, del cual participaron más de 95.000 trabajadores en todo el mundo, demostró que los atributos vinculares, tales como credibilidad, honestidad y comunicación abierta, tienen una valoración más alta que los relativos a la trayectoria académica o laboral.
El primer puesto de las competencias más valoradas fue “mantener una comunicación abierta y transparente” (52 puntos), seguida de “ser honesto y confiable” (46) y “justo y equitativo” (31). En cambio, poseer conocimientos técnicos y experiencia aparece recién en cuarto lugar en la lista, con 27 puntos.

La investigación de Great Place to Work permite ver, a su vez, que en la comparación de mujeres y hombres, son los trabajadores varones los que valoran más la honestidad (50 contra 41 puntos, respectivamente), mientras que las empleadas le asignan un lugar un tanto superior a la comunicación abierta y transparente (54 contra 50 puntos).

Otra de las conclusiones fue que la valoración de competencias relacionadas con la comunicación y honestidad crece a medida que aumenta la edad. Los menores de 25 años le asignaron a este aspecto 47 puntos, mientras que entre los mayores de 55 llega a 62 puntos.
Asimismo, son los más jóvenes quienes priorizan en sus líderes el reconocimiento: la variable cosechó 34 puntos entre los trabajadores de hasta 25, y sólo 25 puntos entre los empleados de 55 años en adelante.