Pese a que las estadísticas oficiales aseguran que el nivel de empleo se recuperó sobre el final del año, los trabajadores aún no se muestran optimistas respecto del mercado laboral argentino. Hay, sin embargo, una nota positiva: se registra una importante baja en el miedo de los empleados a perder su puesto, luego del pico que se había producido en el primer semestre de 2016.

Así lo indica la última edición del estudio Randstad Workmonitor, que muestra que en el último trimestre de 2016 la confianza de los locales en encontrar un nuevo empleo se ubicó en el nivel más bajo de los últimos tres años.

El indicador que mide esta firma de talento descendió a 61%, tres puntos por abajo de la medición inmediatamente anterior.

“Cuando la economía no da señales claras que permitan un mayor optimismo, el comportamiento de los trabajadores se torna más conservador, la rotación se retrae y declina la confianza en el mercado laboral. Esto se traduce en que menos gente sale proactivamente a buscar un cambio de trabajo porque la percepción es que le va a costar conseguirlo”, explicó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

En este contexto, la nota positiva la dio el descenso del miedo a perder el empleo: luego de picos de 9% y 7% en el segundo y tercer trimestre de este año, este temor disminuyó considerablemente y se estabilizó en 4%, un valor en línea con la media histórica.

“El temor a perder el trabajo se disparó entre el primer y el tercer trimestre en gran medida por el debate en la opinión pública que se generó sobre el tema del empleo público a partir del cambio de gobierno. Ese temor hoy se disipó, se estabilizó el clima de expectativas, pero la confianza en el mercado laboral aún no se recompone”, afirmó Ávila al respecto.

Una inflación que no cede, la creciente caída del poder adquisitivo y su correlativo impacto en el consumo, son los principales factores que inciden en esta percepción de incertidumbre.

Más allá de eso, al evaluar el futuro de la economía argentina, dio cuenta que el 63% de los trabajadores espera que la situación económica del país mejore en 2017, mientras que sólo un 33% consideró que la situación va a empeorar.

En el mismo sentido, el 65% aseguró que espera que su empleador tenga una mejor situación financiera en 2017.

A la vez, la expectativa positiva sobre la evolución económica consolidada de los 33 países que componen la muestra es bastante más moderada que la de Argentina. La visión optimista de los trabajadores argentinos (63%) es compartida por los de Brasil (64%), China (82%), Dinamarca (61%), India (93%), Luxemburgo (70%), Holanda (62%), Turquía (60%) y Estados Unidos (70%).

En el otro extremo, los países con porcentajes más bajos respecto a esta postura, es decir, aquellos más pesimistas sobre la posibilidad de una mejora en la economía en 2017 son México (26%), Japón (25%) y Grecia (19%).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta