Un profesor de Psicología y Asuntos Públicos de la Universidad de Princeton tuvo recientemente una idea revolucionaria: enumerar en su CV la lista de sus fracasos profesionales en lugar de destacar méritos y logros académicos.

Se trata de Johannes Haushofer, quien listó los cursos a los que no pudo ingresar, financiación para investigaciones que no consiguió y rechazos de artículos en revistas académicas.

Los resultados de esta estrategia fueron sorprendentes: el CV de fracasos “ha recibido mucha más atención que mis investigaciones”, aseguró.
“Desde que se publicara el documento el 23 de abril a través de un enlace en su cuenta de Twitter, el psicólogo, que tiene un doctorado en Economía del cual se graduó con honores, ha recibido cientos de felicitaciones por dar ‘una gran lección'”, indica un artículo que menciona la cuenta de Haushofer.

En oposición a la lógica de la “meritocracia”, el novedoso CV del psicólogo de Princeton obliga a elaborar un neologismo: la “honestocracia”, que significaría abrir las puertas a la verdad, sin máscaras, apuntó el diario La Nación.

El verdadero problema sobre el éxito o el rechazo de un currículum con estas características es el selector, que duda de la forma en la que se presentan los candidatos, mencionando cada una de sus virtudes.

El reclutador lo interroga, analiza atentamente sus gestos, sus expresiones, bucea para encontrar las mentiras ocultas, revisa sus antecedentes y una vez comprobado que todo lo que dice es verdad, empieza a abrir la posibilidad de contratarlo.

La estrategia del docente de Princeton intenta sortear esas barreras desde el inicio, y destacarse como candidato desde la honestidad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta