En mi libro, “El Contrato de Liderazgo”, afirmo que ser un líder responsable no es una tarea sencilla. Casi todos las tareas de liderazgo implican esfuerzo: brindar resultados financieros favorables, mantener alto rendimiento de los equipos, ejecutar estrategias, liderar y conducir el cambio, etc. Todas estas demandas generan una altísima presión en los líderes.

En mis conversaciones con líderes, me han revelado que se sienten abrumados y sobrepasados. Cuando eso ocurre, tratan de buscar la salida fácil ante el conflicto. Aplican soluciones rápidas a problemas complejos y luego se sorprenden cuando la situación estalla. Creo que si ocupas un rol de liderazgo y no puedes con la presión que conlleva, deberías preguntarte si ese rol es para ti.

Jack Ma, CEO de Alibaba comparte esta creencia conmigo. Dijo que la sabiduría en el liderazgo es lo que lo ha vuelto millonario en una de las empresas de e-commerce más exitosas a nivel global. Su mensaje es claro: “Si quieres una vida simple, no asumas un rol de liderazgo”.

El trabajo duro y la dedicación son la recompensa de todo líder. Quienes trabajan duro son más exitosos y no sólo eso: hace bien a la salud.
I
nvestigaciones recientes demostraron que, experimentar desafíos complejos como los que conlleva un rol de liderazgo, hacen que las personas se mantengan mentalmente activas y saludables, previniendo el desgaste cognitivo.

Así lo comprueba la investigación a gran escala desarrollada por la Universidad de Exeter y publicada en la revista “PLOS Medicine”. Para dicho estudio, se analizaron a más de 2.315 personas mayores de 65 años, mentalmente activas y saludables. Se planteó la hipótesis de que quienes desafían al cerebro en su juventud o mediana edad, serán más resilientes a los cambios producidos por la edad o las enfermedades, puesto que tendrán mayor “reserva cognitiva”.

La Doctora Linda Clare, Profesora de Psicología Clínica especializada en madurez y demencia en la Universidad de Exeter, explicó: “Las personas que estimulan al cerebro mediante variedad de actividades y desafíos tienen un mayor porcentaje de reserva cognitiva, lo que los hará más resilientes ante la demencia en su madurez”.

Este descubrimiento puede ayudarnos a reevaluar las presiones cotidianas que enfrentamos. Ser líder es difícil y demandante, sin embargo, a medida que enfrentamos obstáculos estamos ayudando a nuestro cerebro a ser más resiliente y por lo tanto, más saludable.

En el Gut Check de esta semana preguntamos: ¿Valoras la presión que enfrentas en tu rol de liderazgo?

Fuente: Vince Molinaro – Global Managing Director, Líder de Estrategias para Lee Hecht Harrison.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta