Hasta hace poco, los CEOs eran todopoderosos. Contaban con el apoyo incondicional de la junta directiva y sabían que su cargo era vitalicio. Los tiempos cambiaron y eso ya no es así.

En un artículo reciente del diario “New York Times”, el profesor de Derecho, Marcel Kahan afirmó: “Las juntas directivas y los accionistas tienen muchísimo poder sobre las compañías y están dispuestos a usarlo cuando no les gusta una determinada situación. Como resultado, los CEOs son más vulnerables que nunca”.

Como ejemplo, basta analizar lo ocurrido en Ford Motor Company: El CEO, Mark Fields fue desvinculado y reemplazado velozmente por James Hackett; un ejecutivo con experiencia que había estado al mando de la unidad de vehículos de auto-conducción. Para Fields, que había estado en el cargo por sólo 3 años y no se sentía en riesgo, fue un despido inesperado y sin ceremonia. Aparentemente, la junta tomó la decisión de desvincularlo luego de la baja en las acciones y la preocupación generalizada de que la empresa no se mantenía al corriente de los avances tecnológicos.

Según el Presidente de la Junta Directiva, Bill Ford Jr, la fábrica de automóviles necesitaba un Director Ejecutivo que pudiera tomar decisiones más rápidas y encontrar la forma de hacer recortes más profundos en los gastos generales. Ford sintió que la compañía estaba incorporando a un CEO que “llevaría a Ford hacia el futuro”.

Ford, al igual que otras compañías de la industria automotriz, enfrenta un período de gran incertidumbre.

¿Fue esta intervención prudente y oportuna, o evidenció el pánico de la empresa ante los cambios tecnológicos? Hay opiniones encontradas al respecto.

Como mencionamos previamente, las acciones de Ford estaban en baja y no lograba competir con Uber, Google y Apple en la producción de vehículos de auto-conducción. Por otra parte, los críticos notaron que Ford, al igual que otros fabricantes de la industria, enfrenta un período de gran incertidumbre que, probablemente no se resuelva únicamente con la tecnología. Daniel Gross explicó en la revista “Slate Magazine”, que las fábricas automotrices estadounidenses estaban saliendo de un período de éxito sin precedentes, en el que las ventas aumentaron año tras año y que sus autos eran cada vez mejores. En los últimos 16 años, el promedio de duración de un vehículo particular se extendió de 9.1 a 11.4 años. Cuando los autos duran más, impacta en las ventas, opinó Gross.

Siguiendo esa hipótesis, el despido de Fields sin previo aviso hace que Ford no parezca como la mejor empresa en la cual invertir. Pero, el mercado definirá si el nuevo CEO es una bendición o maldición.

Si no se enfrentan los desafíos, puede haber consecuencias desastrosas
Lo ocurrido en Ford, sirve como advertencia para todos aquellos que tienen el coraje de liderar. Un rol de liderazgo siempre implicó alto riesgo, alta exigencia. Sin embargo, ahora lo es más. Ahora parece que la velocidad es esencial, y no cualquier velocidad. El uso de Ford del término “tiempo real ” (*traducción literal: tiempo de reloj)- hace referencia a velocidad en la cual un microprocesador de computadora toma decisiones – es bastante importante. La expectativa de Ford es que el líder de su compañía sea capaz de tomar decisiones con velocidad y precisión similares a las de un ordenador.

Esto se debe, en gran parte, a la tan mentada “era digital”: ante la constante y rápida evolución de las oportunidades tecnológicas, hoy en día las empresas necesitan líderes que sean rápidos en trazar cambios en el rumbo y decisivos en sus estrategias, como un microprocesador. El fracaso ente tales desafíos puede tener consecuencias desastrosas. Sino, vean lo ocurrido con Fields.

Las generaciones de líderes previas contaban con meses (sino años), para tomar decisiones fundamentales acerca de la dirección que tomaría su organización. Hoy, el promedio para la toma de decisiones se redujo notablemente. Los líderes actuales deben interpertar el mercado, armar una estrategia y tomar decisiones en tiempo real. Esto require que los líderes estén atentos a los desafíos que deberá enfrentar su industria, y anticipándose al próximo paso. Si no se mueven rápido, serán removidos rápidamente.

La pregunta del Gut Check de esta semana es: ¿Sabes liderar en tiempo real?

 

Fuente: Vince Molinaro – Global Managing Director, Líder de Estrategias para Lee Hecht Harrison.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta