Uno de los aspectos que más debemos cuidar durante el proceso de búsqueda de trabajo, es cómo administramos nuestro tiempo. No aprender a gestionar las horas del día puede llevarnos a situaciones como dormir más de lo necesario, o tal vez trasnochar, no cumplir con las todas tareas del día, e incluso descuidar el correo electrónico.

Cuando decidimos organizar nuestro día debemos tener siempre en cuenta que la búsqueda de trabajo es un trabajo, y por lo tanto debemos dedicarle tiempo y energía como si se tratara de una jornada laboral, invirtiendo en actividades de búsqueda de empleo, de networking, concurrir a entrevistas, conocer gente nueva de nuestro entorno, interactuar en redes sociales, capacitarnos y mejorar nuestro perfil.

En primer lugar debemos diseñar un horario para determinar nuestra rutina diaria y una agenda para controlar que estemos cumpliendo con nuestros objetivos. Aquí lo fundamental es determinar horarios flexibles para la búsqueda de empleo, para que se vaya transformando en una rutina exitosa.

Esta nueva rutina afectará sus costumbres y hábitos. Es esencial que en esta organización contemple también los tiempos de descanso, ya que la cantidad de CVs que envíe no está directamente relacionada a los llamados que recibirá para concertar entrevistas. En cambio, para llevar a cabo una búsqueda estratégica, deberá estudiar cuál es el mejor acercamiento a esas empresas a las que quiere aplicar, elaborando una carta presentación que genere impacto y un CV que indique aquellas habilidades específicas que su futuro empleador está necesitando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta