El entorno es cambiante y por tanto es importante tener una perspectiva de movimiento personal para facilitarnos la vida tanto en lo personal como en lo profesional.

Cuando Aristóteles dice “El todo es más que la suma de las partes”, podemos pensar en términos sencillos que la modificación de distintos aspectos de nuestro accionar tiene un efecto multiplicador en el objetivo final.

Aquí planteamos tres ítems básicos para tener en mente siempre y con los que conseguiremos ese “todo” que buscamos.

  • Obtener la felicidad, a partir de dejar de lado la queja y otros humores negativos.
  • Planearse metas realistas que estén acorde con sus habilidades y capacidades.
  • Tener perseverancia y constancia es dejar de lado las excusas y persistir en lo que se desea.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta