En la carrera de todo manager existe un punto de inflexión en el que se pasa de ser un empleado con unas funciones concretas y una retribución determinada, a manejar factores o recursos con los que antes no se contaba, y a rendir con resultados que antes, por ende, no tenía que rendir.

Un día recibes la llamada, “Desde la compañía hemos pensado en ti para llevar a cabo este proyecto”… y todo cambia de repente. En primer lugar, las responsabilidades aumentan, tanto en tus propias funciones como, además, con el compromiso hacia el desempeño de aquellas personas que formarán tu equipo. Si, en tu caso, has llegado a este punto, te doy la enhorabuena: ha comenzado tu carrera de liderazgo.

A partir de hoy, y, al margen de tu situación en el árbol jerárquico de una empresa, pesa sobre ti una presión aún mayor: ¿Qué se espera de ti? Esta pregunta recae directamente sobre tu espalda y condicionará muchas o todas tus decisiones a partir de ahora.

Para esta nueva etapa no sólo es necesario un currículum y un maravilloso storytelling que sepa contar los resultados o logros a los que has llegado, sino que hoy necesitas habilidades que antes no te preocupaban, has de ser “el líder que todos quieren que seas”.

Por supuesto, como entenderás, será muy complicado complacer a un determinado volumen de personas o sectores diferentes, por lo que tus decisiones habrán de convencer mucho más.

¿Qué habilidades necesitas?

Vince Molinaro, experto en Talento y desarrollo de éste, expone en su best-seller “The Leadership Contract” seis de las aptitudes que deberían ser imprescindibles para todo líder:

  • Pensamiento alineado e impactante.

Conoces tu compañía y los valores que deben prevalecer. Tus decisiones, habrán de estar correctamente enfocadas a una filosofía de trabajo y una estrategia conjunta y extensible a toda la organización.

  • Perspectiva global.

Ya no eres un mero empleado de la compañía, ahora velas por el cumplimiento de unos objetivos conjuntos, y por el bien de una empresa. Da un paso hacia atrás, aléjate y verás el paisaje completo.

  • Construcción de relaciones.

¿Acabas de llegar o asumes este rol tras tu último ascenso? En cualquiera de estas dos realidades, necesitarás investigar, conocer y crear sólidas relaciones, tanto internas como externas, que habrán de ser fructíferas para el cumplimiento de tus estrategias.

  • Dominio de la incertidumbre.

Como habrás podido comprobar, hoy las empresas y los managers se enfrentan a un nuevo reto: liderar en los tiempos del VUCA. La incertidumbre y el cambio no han de ser una barrera a tu liderazgo: la mejor seguridad es la prevención.

  • Desarrollo de nuevos líderes.

El gran manager no sólo es capaz de transmitir sus valores, sus objetivos y sus recursos a un equipo, sino que posee un imán de talento: es capaz de retener, formar y motivar a potenciales managers para que, en un futuro, puedan tomar responsabilidad y liderar, si es preciso, por encima de sus mentores.

  • Capacidad para rediseñar valores.

Seguro que has oído hablar o has sufrido en tus propias experiencias la influencia de managers que imponen a la fuerza su forma de pensar. Las organizaciones necesitan líderes que, además de saber aunar esfuerzos en la consecución de metas, sean capaces de moldear y rediseñar aquellos valores que representen mejor o peor el interés común, teniendo en cuenta la realidad en la que se encuentra la compañía, los recursos existentes, las oportunidades o posibilidades de éxito, y las expectativas de los trabajadores, pues sin ellos nada será posible.

¿Crees que eres el líder que tu compañía espera? ¿Cuál de estas habilidades te ha hecho reflexionar y de qué modo?

Fuente: Lee Hecht Harrison Spain

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta