Vince Molinaro, Director General de Soluciones Estratégicas de Liderazgo en Lee Hecht Harrison, está recorriendo el mundo divulgando lo que él llama el ‘contrato de liderazgo’. Hoy, desde The Talent Delphi, una reunión en India para debatir el futuro de los Recursos Humanos, seguimos sus recomendaciones.

“Para crear una cultura de liderazgo sólida, una comunidad de líderes, cada uno de nosotros debe encontrar la inspiración en su interior; no se encuentra en ninguna otra parte” dice Molinaro. “No esperemos que provenga de los altos directivos: ayudémoslos tomando la decisión de encontrar la inspiración en nosotros mismos”.

Esta es la esencia del contrato de liderazgo.

Al momento de planificar el porvenir, es crucial que los líderes comprendan las implicancias y condiciones del contrato de liderazgo para determinar si se encuentran verdaderamente en posibilidades de firmarlo.

El liderazgo implica decisión afirma Molinaro.

“La decisión de llegar a ser un líder surge de nuestras entrañas: la reconocemos cuando la sentimos y los que nos rodean la sienten también. Ante los desafíos que enfrentan hoy las organizaciones, es fundamental que los líderes tomen la decisión consciente de actuar como líderes”. El liderazgo implica compromiso, dice Molinaro.

“Los líderes eficientes se comprometen plenamente con el liderazgo y las obligaciones que implica. Saben que lo que está en juego no son ellos, sino los clientes, los empleados, los accionistas y las comunidades en que operan. Llegar a ser un líder implica apropiarse de un nuevo cargo, pensar y actuar diferente, modificar las prioridades”.

Hoy no podemos ser observadores pasivos en las organizaciones.

Los líderes de hoy y mañana deben ser capaces de:

  1. Adoptar el objetivo común, comprender la estrategia de la organización y el papel que desempeñan en su desarrollo. Debe hacer que los miembros de su equipo adopten el objetivo común y se comprometan con la estrategia a fin de ofrecer un valor agregado a los clientes, los accionistas y la sociedad.
  2. Adoptar una perspectiva global. El líder debe definir su papel y lo que para él representa el éxito a nivel de la empresa. De este modo, colaborará con el resto de la organización en favor de los clientes y de la empresa misma.
  3. Fomentar las relaciones. En el entorno actual en que todas las personas se encuentran interconectadas y son interdependientes, las relaciones sociales cobran más importancia que antes. El líder debe dedicar el tiempo necesario a conocer a las personas que influyen en el funcionamiento de la organización, tanto dentro como fuera de ella. Las relaciones sociales que entable deben estar basadas en la confianza y la transparencia.
  4. Dominar lo complejo y lo incierto. El contexto comercial actual se vuelve cada vez más complejo y obliga a las empresas a afrontar diversos desafíos. La misión del líder consiste en dirigir los esfuerzos y ayudar a los empleados a manejar en forma adecuada la incertidumbre y el estrés que produce dicha complejidad.
  5. Formar a los líderes del mañana. El líder debe dejar a su empresa un legado de liderazgo formando líderes capaces, que en el futuro podrán consolidarán la empresa aún más.
  6. Ser un modelo de los valores de la organización. El líder no debe velar sólo por sus intereses personales o los objetivos de su equipo. La visión, los valores y las metas de la organización pesan más que el ego y el beneficio personal.

Los nuevos paradigmas de este mundo complejo e incierto requieren nuevos líderes. Existe un contrato de liderazgo al que accedemos cuando asumimos un nuevo cargo; seamos conscientes de ello o no.

Decida usted si es un líder para el mundo de hoy.

Susan Giuliano – Head of Leadership Development en Lee Hecht Harrison Argentina

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta