Mientras que la inteligencia artificial está influyendo cada vez más en cómo se hace el trabajo (considerar los avances en el uso de robots y aviones no tripulados), las organizaciones todavía dependen de la gente para hacer y entregar sus ventas, productos y servicios. Pero, ¿estamos tratando a nuestros colaboradores como robots y aviones no tripulados – esperando que el trabajo se realice dentro de parámetros estrictos que desalientan la autonomía, la creatividad y la toma de decisiones? Si es así, las organizaciones tendrán que sufrir inevitablemente las consecuencias de un personal sin poder: participación baja, falta de innovación, y mala atención al cliente, por nombrar algunos.

Aquí hay tres pasos básicos para potenciar a su personal y crear mayores niveles de participación:

  • Darles espacio para opinar. Solicitar la opinión de los miembros del equipo y desarrollar ideas. Los colaboradores que no tienen autoridad para tomar decisiones a menudo sienten que su destino está determinado por otros. Darles el espacio para opinar y escuchar sus comentarios impulsará su orgullo y desarrollará una cultura de la propiedad.
  • Identificar las rutas. Cultivar la transparencia en las prácticas de contratación interna y formar a los directivos para actuar como mentores de gestión de carrera. A través de los administradores podrán identificar a los colaboradores con el manejo para aceptar mayores responsabiidades y guiarlos a las oportunidades.
  • Proporcionar oportunidades de toma de decisiones. El personal necesita una estructura básica para lo que hay que hacer, pero los empleadores también deben permitir flexibidad en la forma en que se hace. Los colaboradores con autonomía mejorarán las habilidades en la toma de decisiones y desarrollarán estrategias para las actividdes de re-diseño que mejorarán el servicio al cliente y la eficiencia.

Capacitar al personal debe ser una prioridad. The Ritz-Carlton, reconocido a nivel mundial como el estándar de oro en servicio, permite a todo el personal, sin la aprobación de su gerente general – gastar hasta $2000 en un invitado para “crear una experiencia excepcionl”. En lugar de aceptar una mentalidad drone, el Ritz-Carlton reconoce el poder de la capacitación.

Por Kristen Leverone


El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Engagement, dirigido a profesionales que busquen fomentar y desarrollar su carrera, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta