Jack Canfield, aconseja en su libro “Los Principios del éxito”: “Rechaza el rechazo, (…) si quieres triunfar tendrás que aprender a lidiar con el rechazo”.  El autor nos explica que, el rechazo como tal no existe; es un mito. Convivimos con él cotidianamente y en todos los ámbitos y a modo de ejemplo relata: “Si pides una cita a una persona y no te la concede ¿Qué perdiste? Nada. No tenías la cita antes, no la tienes ahora. La situación no cambió, se mantuvo”. Sólo hay que evitar la frustración, ser perseverantes e insistir hasta llegar a la meta.

El temor al rechazo es muy común entre profesionales de todo el mundo. Por ello, pueden llegar a perder oportunidades valiosas por vergüenza o miedo. Para minimizar el impacto del rechazo es mejor estar siempre preparado, y saber que es una posibilidad aunque sea, estadística.

Según la encuesta basada en el libro “Renovarse, Reinsertarse o Retirarse”, de Robert K. Critchley, que recolectó opiniones de ejecutivos y estudiantes de maestría sobre el tema, los encuestados comentaron que:

  • “No hago contactos porque me avergüenza decir que no tengo trabajo”, 26%.
  • “Me cuesta mucho llamar a un contacto que no veo hace tiempo”, 58%.
  • “No quiero molestar o incomodar a mis contactos con mis problemas”, 53%.
  • “Me incomoda llamar a mis contactos, necesito prepararme psicológicamente antes de hacerlo”, 31%.
  • “Me resulta sumamente difícil llamar a gente que no conozco “, 68%.

Para evitar que este temor surta efecto y nos paralice, recomendamos preparar un guión adaptado a cada situación:

1. Motivo del llamado (o mensaje): Tener bien claro y sintético la razón por la que uno contacta a la persona.
2. Aceptación y aprobación: Cestaca la importancia de la opinión de tu contacto durante el proceso.
3. Cita: Plantea una cita probable. Siempre asegúrate de brindar una fecha aproximada. Por ejemplo: “¿Podría visitarte el martes de la semana próxima para conversar al respeto, digamos alrededor de las 3 pm?” Muéstrate flexible a sus horarios.

Si logras coordinar la reunión, debes tener en mente:

  • Saludar amablemente y romper el hielo.
  • Hacer una síntesis de tu carrera y hacia dónde quieres llevarla.
  • En caso de que lo pregunten, explicar por qué dejaste tu empleo anterior.
  • Seguridad y confianza: Habla con certeza y claridad; explica tu visión y hacia dónde diriges tus esfuerzos ¿Qué quieres lograr?

La preparación resulta ser siempre la clave. La anticipación vence cualquier temor, incluso el del rechazo. Despues de todo, un rechazo no es más que una prueba de que has intentado hacer algo.

Fuente: Lucas Reaño – Gerente de Programas Institucionales de Lee Hecht Harrison Perú.


Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta