Las organizaciones, a la hora de buscar nuevos talentos, no solo tienen en cuenta las tareas que se realizarán, sino que también tiene que haber un encaje entre la personalidad del candidato y la compañía. Consejos útiles.

Las habilidades de un empleado deben evaluarse a través de un conjunto de técnicas que permitirán determinar patrones de comportamiento. Las compañías desean encontrar un profesional que comparta y potencie los objetivos de negocio. “En los procesos de selección, se apunta a obtener pruebas que permitan descubrir un escenario claro de su vida laboral, con puntos fuertes y débiles. El objetivo es proyectar e imaginar su desempeño en la posición vacante“, explica Martín Gerding, manager de Sales & Marketing Division de Michael Page. Si bien, al hablar de un puesto, lo correcto es pensarlo en término de habilidades o competencias, hay que definir cuáles serán las características y responsabilidades del mismo para evaluar los candidatos. Cintia Balboa, gerente Comercial de Raet, indica que “la personalidad para un perfil tiene relación con las aptitudes buscadas para cada puesto; específicamente, con habilidades psicológicas que presenta esa persona, lo cual es tarea de psicólogos. Principalmente, se refiere a detectar capacidades del ámbito del rápido aprendizaje, aplicación de lo aprendido, adaptación a entornos y situaciones inesperadas”.

Por su parte, Haruko Archenti, directora de Archenti Group, recomienda “analizar el comportamiento frente a las experiencias en las que se involucró. En caso de buscar obtener más datos, puede implementarse la evaluación psicotécnica combinando técnicas proyectivas y/o psicométricas”. A su vez, Adriana Canga, directora de AGC Consultora, destaca la importancia de prestar atención a la actitud corporal, tono de voz, mirada, empatía, y medir la integración con el grupo y la motivación. Canga afirma que al analizar los atributos emocionales, madurez, actitud frente a las crisis, capacidad de diálogo, comprensión y calidez, nos lleva a ajustar bastante la perspectiva de respuestas que esa persona tendrá en los momentos”.

Tener en cuenta un perfil en el que se evalúen todos los recursos de los postulantes es fundamental para contar con un empleado eficaz y conectado, capaz de dar lo mejor de sí mismo”, afirma Lucila Dotto, directora de AGC Consultora.

Una vez que se tiene en claro la función y tareas a desempeñar, “se debe indagar cómo es la cultura de la organización y el equipo que va integrar, a fin de reconocer cuál es el estilo de liderazgo”, detalla Luis Giobbio, socio Gerente de Arrive RRHH.

Puntos clave

Las variables generales a tener en cuenta a la hora de buscar un perfil son:

  • Edad
  • Formación
  • Idiomas
  • Experiencia
  • Habilidades y aptitudes
  • Horario
  • Disponibilidad para viajes
  • Movilidad

Además, hay que describir el puesto según las tareas, metas y objetivos. Especificar competencias, cualidades o conocimientos a exigir. Igual de importante es determinar características actitudinales y especificar las condiciones laborales.

Al momento de la gestión de desempeño, esto contribuirá a determinar si se cumplieron los objetivos de desarrollo personal y rendimiento en un periodo de tiempo preestablecido.

Fuente: diario El Cronista

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta