Roberto Goldfarb entra en un nuevo rubro. También acaba de comprar un terreno para hacer oficinas.

Roberto Goldfarb, el dueño de la cadena de supermercados mayoristas Diarco, adquirió la distribuidora de cigarrillos y golosinas Potigian, que atiende kioscos y locales de estaciones de servicio con una flota propia. El cierre de la operación -que agrega $ 3.000 millones a la facturación de $ 10.000 millones de Diarco- demoró un año y medio.

Goldfarb seguirá utilizando la marca Potigian, que tiene 82 años, y quizá le sume algunos productos de Diarco, pero asegura que una compañía no tiene nada que ver con la otra, más allá de compartir el rubro. “Las dos empresas se van a mantener separadas.Una es un autoservicio mayorista de todo tipo de productos y Potigian es una distribuidora de cigarrillos (la más grande de Marlboro del país) y de golosinas y otros productos para kioscos. Atiende a 6.000 puntos de venta en Capital y las estaciones de servicio a nivel nacional”, contó este emprendedor de 69 años, con tres hijos que prefirieron dedicarse a otras actividades. Además, Potigian posee un centro de distribución, tres autoservicios y 300 empleados.

A su vez, Diarco tiene 38 sucursales y este año abrirá cuatro más en Posadas, Calafate, Santiago del Estero y Cutralcó. Goldfarb también se dedica al rubro inmobiliario (acaba de comprar un lote en Belgrano y Tacuarí para hacer oficinas), producción (es dueño de la fábrica La Gioconda de envasado de frutas y dulces)y también al agro, en Catamarca y Santiago del Estero.

Hacia adelante, Goldfarb sigue buscando expandirse. “Siempre hay que tener un proyecto. En distribución hay determinados rubros que están necesitados, como el de frío, que requiere una logística especial. Lo estamos mirando. Pero en este caso no hay nada para adquirir y lo armaré por mi cuenta”, asegura el empresario, que encara todo con fondos propios.

 

Fuente: clarin.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta