notas810
“No podrás descubrir nuevos océanos, sin el coraje de perder de vista la costa”, Anónimo

El Coaching nace con la mayéutica en el siglo V a.c. con el filósofo griego Sócrates. La mayéutica es un método inductivo que permitía llevar a sus alumnos a la resolución de problemas que se planteaban, por medio de hábiles preguntas cuya lógica iluminaba el entendimiento.

La sabiduría de Sócrates no consistía en la simple acumulación de conocimientos, sino en revisar los conocimientos que se tienen y a partir de allí, construir conocimientos más sólidos.

El Coaching parte de la base que el conocimiento está en nuestro interior.

En forma conceptual podemos decir que ayuda a pensar por sí mismo, a encontrar sus respuestas, a descubrir dentro de sí su potencial, su camino al éxito, sea en los negocios, en las relaciones personales o en cualquier ámbito en que se desenvuelva.

El Coach no le dice al Coachee qué tiene que hacer, le ayuda por medio de preguntas claves, a clarificar sus ideas y tomar control de su vida, ayudando a que la persona por sí misma evalúe lo que está haciendo en el hoy, confrontándola con lo que desea ser o alcanzar en un futuro, de esta manera podrá ajustar o implementar nuevas conductas y acciones para alcanzar sus objetivos.

La diferencia entre un Capacitador y un Coach es que el primero es experto en determinada especialidad y transfiere sus conocimientos a sus alumnos; el segundo diseña conversaciones y realiza preguntas que abren nuevos accesos para observar la situación desde nuevos ángulos y tomar acciones comprometidas que ayudan a la persona al logro de resultados en el ámbito personal o profesional, sea cual fuere su especialidad, profesión u ocupación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta