Durante el proceso de selección es habitual que el candidato sea sometido a una serie de pruebas. Esto inquieta a muchos porque desconocen hasta dónde están siendo evaluados. La realidad es que son sólo herramientas que los reclutadores utilizan para saber si el perfil del candidato aplica a la vacante de empleo. Aunque muchos especulan con “saber las respuestas”, no existe una forma correcta o incorrecta de responder a este tipo de pruebas, porque evalúan las aptitudes de las personas, es decir, sus rasgos de personalidad, sus habilidades, talento y potencial y que, obviamente, varían en cada individuo. Estos son algunos de los test más empleados:

Test de Inteligencia: Este test mide el Coeficiente Intelectual (CI) y se aplica a candidatos con nivel académico de bachillerato que se postulen para ocupar posiciones como administrativos, supervisores, coordinadores o gerentes.  Una de las pruebas más comunes dentro de esta categoría es la de Terman Merrill.

Test de Personalidad: Para estas pruebas psicométricas se emplea el test de Cleaver: permite obtener una perspectiva entre persona-puesto de empleo; además de prever cómo reaccionará el candidato en situaciones normales, así como de alta presión. Se suele aplicar a profesionales que pretendan ocupar posiciones administrativas, de supervisión o de coordinación.

Test de aptitudes y habilidades: Suele emplearse el test de Moss: permite conocer el comportamiento de una persona bajo supervisión, así como con personal a su cargo. Otro test muy empleado es el Zavic, que se enfoca los valores y el interés de la persona en temas como: corrupción, legalidad, indiferencia, moral, entre otras.

Sua cual fuere la pueba que apliquen, lo más conveniente es que el candidato se desenvuelva de manera proactiva, cumpliendo con tranquilidad las pautas dadas por el entrevistador e intente interactuar de modo armónico con el grupo (en caso de que el test sea grupal). La naturalidad es buena consejera: de nada sirve “preparar” las respuestas porque pueden no ser las indicadas con el perfil solicitado.

Lee Hecht Harrison, es la compañía líder mundial en “Transición de Carrera” desde sus más de 47 años y 300 oficinas operando en 75 países.

En el 2015 en Argentina, el 96% de participantes (sobre una base de 846 personas), pudo reinsertarse en el mercado laboral exitosamente en menos de 6 meses.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta