Está comprobado que es primordial para el éxito de una organización que sus empleados estén cómodos en sus roles  y que den lo mejor de sí para el crecimiento en conjunto con la empresa. ¿Qué pasa cuando el ambiente no es el adecuado y las personas comienzan a sentirse incómodas?

Hay distintas maneras de crear un ambiente laboral poco favorable. Tanto desde la dirección hasta un conflicto entre colegas, dentro de una oficina pueden darse infinidad de roces que en su mayoría podrían evitarse. Hoy explicaremos algunos indicios que indican un mal clima laboral:

  • Los gerentes tienen una mala actitud: cuando el comportamiento de un líder no se adecúa a las normas de la buena convivencia pueden gestarse varios problemas.
  • Conspiración entre colegas: los chismes de pasillo y las miradas esquivas hacen que se de un clima de desconfianza y tensión.
  • Que no le den el reconocimiento por su trabajo a un empleado: dejando de lado que produce una frustración, de empeorar la situación, otro empleado podría conseguir un aumento y ascenso que le correspondería a alguien más.
  • Hacer el trabajo de otros sin recibir crédito: resulta usual que para hacer frente a la crisis, muchas compañías eligen reducir el personal, lo cual hace que los empleados tengan más tareas. En estos casos no hay que olvidar reconocer el esfuerzo de cada uno.
  • Algunos compañeros son insubordinados: hay empleados que no respetan las reglas básicas de convivencia, y hacen alarde de su capacidad para ser rebeldes en el espacio de trabajo.
  • El jefe es un líder ausente: Los líderes siempre deben dar apoyo y motivar a su equipo.

Existen muchas señales que se dan en las oficinas y que pueden evitarse si los que forman la compañía trabajan en pos de conseguir un excelente clima con todo lo que eso requiere. ¿Qué sucede en su caso?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta