Habrás leído cientos de artículos acerca de cómo prepararse para la entrevista pero ¿Cuánto sabes acerca de cómo conducirte después? El período posterior es duro. Aquí brindamos algunos consejos para saber manejarse hasta que llegue ese ansiado llamado o mensaje.

Los procesos de búsqueda suelen ser largos y agobiantes y las empresas cuando contratan servicios de selección son minuciosos. Ten presente que no eres el único candidato a tener en cuenta. ¿Cómo hacer para destacarse del resto?

Seguimiento
La parte fundamental del período posterior a la entrevista es el seguimiento. Un mensaje o un email agradeciendo a los entrevistadores por el tiempo dispensado, marca la diferencia.

En 2016 el 57% de los potenciales empleadores admitieron haber rechazado candidatos por no haber hecho seguimiento ni mostrarse agradecidos. Ten presente que tu entrevistador ha dedicado tiempo para ver lo que tenías para ofrecer, por lo que es una cortesía ser considerado y agradecido por ello. A la vez, es una gran oportunidad para reforzar el interés en el puesto y “venderte” un poco más. Asimismo, puedes demostrar interés en discutir algunos puntos en el futuro, abriendo así, la posibilidad de un nuevo contacto.

¿Encajas? (Buen “fit”)
Durante la entrevista, el potencial empleador está analizando si cuentas con las competencias que necesita. La adaptación con la cultura de la empresa es crucial no sólo para tu carrera, sino para tu propia felicidad. ¿La empresa ofrece beneficios que te atraen? ¿Te alineas con su misión y valores? ¿Se dedican a algo que te apasiona? ¿Apoyan alguna causa de tu interés?

Es natural que en la entrevista quieras impresionar al potencial empleador, pero luego, el poder de decisión vuelve a ti: debes analizar si la empresa de alinea con tu plan de carrera y objetivos. Es mejor informar en esta instancia que tienes otros intereses, que seguir avanzando en el proceso de selección, malgastando tiempo propio y ajeno; o peor aún: aceptar el empleo para renunciar en corto plazo. Debes analizar en profundidad si “encajará” la organización con tus metas.

Respira
Inhala hondo, mantente positivo y por sobre todo, SE PACIENTE. A veces el proceso de selección demora a causa de la cantidad de aplicantes. Recuerda que la parte más difícil de la búsqueda ya pasó. Intenta seguir estas recomendaciones y, pase lo que pasare, recuerda que toda entrevista sirve como práctica. Siempre hay chances para mejorar.

Fuente: Craig Leland – Director Ejecutivo de Recolocación – Adecco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta