Se conoce como “Empowerment” al proceso de dar a los empleados “poder en lo que hacen”. El significado etimológico de la palabra está relacionada a la potenciación o empoderamiento de los colaboradores, es decir delegar poder y autoridad a los subordinados para que sean responsables de sus propios espacios.

Tradicionalmente las empresas únicamente buscaban personas que respondan a órdenes y que cumplan con sus tareas. En el caso del empowerment se reformula la necesidad de las organizaciones, teniendo como punto clave el conocimiento de sus empleados: que aprendan a tomar decisiones, y que puedan encontrar soluciones a los problemas, que cuenten con iniciativa y consecuentemente un reconocimiento por estas actividades.

La idea del Empowerment es lograr que el poder de decisión de cada empleado se manifieste en el trabajo diario. No es un mero conjunto de técnicas, sino una manera de construir un entendimiento conjunto, de adentro para afuera, para fortalecer también el trabajo en equipo.

Este tipo de acciones dentro de una empresa logra que las personas sean auténticas protagonistas del éxito y los resultados de la misma. Esto implica crear un ambiente en el cual los empleados sientan que ellos tienen una real influencia en los estándares de calidad, servicio, y eficiencia del negocio dentro de sus áreas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta