Así como la contratación y la confianza en el mercado del trabajo aumentan, podemos empezar a ver el incremento previsto en el número de abandonos, o aquellas personas que cambian de trabajo voluntariamente. Cuando el personal se marcha, las organizaciones tienen la posibilidad de contactar a los ex trabajadores a través de programas alumnis. Los beneficios de hacerlo son de largo alcance. Según una encuesta realizada por LHH el año pasado, los programas alumnis ayudan al negocio mediante la creación de embajadores de la marca (69%), la conversión de alumnis como clientes (57%), y la adquisición de referencias de clientes (56%). Las organizaciones que implementan programas alumnis reconocen la oportunidad única que ofrecen para contactar con los trabajadores después de salir de la empresa y desarrollar relaciones dinámicas y positivas.

Nuestra encuesta también reveló que la mayoría de las organizaciones son lentas en reconocer los beneficios de un programa de este tipo y aún más lentas para decidir optar por uno. Este punto de vista, un tanto débil, podría tener consecuencias a largo plazo. Las conclusiones revelaron que más de la mitad de las organizaciones (54%) informaron que rara vez -o nunca- se contactaban con antiguos colaboradores, independiente de cuánto tiempo estuvieron trabajando, cómo contribuyeron, o si se retiraron, dejaron voluntariamente o fueron despedidos. La relación entre el empleador y el trabajador se corta una vez que termina el contrato de trabajo.

¿Qué pueden hacer las organizaciones para construir relaciones con los ex trabajadores y aprovechar los beneficios empresariales asociados con el compromiso de toda la vida? Sobre la base de esta investigación y nuestra amplia experiencia con empleadores de elección, LHH recomienda las siguientes mejores prácticas en el desarrollo y la implementación de un programa alumni corporativo:

  • Comprométase. Promueva con todos los trabajadores después de que salgan las conversaciones y proporcione un apoyo visible de parte de los principales líderes.
  • Fomente la participación. Permita que los ex trabajadores desempeñen un papel activo en el programa.
  • Haga correr la voz. Utilice diversos canales para promover su programa (sitio web, redes sociales, boletines, etc.) y ponga énfasis en conectar con personas de maneras más auténticas, más personales.
  • Proteja el capital intelectual. Busque oportunidades para aprovechar a los trabajadores jubilados para compartir conocimientos y servicios de consultoría para llenar las lagunas en las necesidades de talento.
  • Conviértase en un conector clave. Actúe como “exportador de talentos” poniendo en contacto a los trabajadores que salen con potenciales oportunidades de trabajo existentes con vendedores, proveedores y clientes.

Cuando las empresas se comprometen a participar con los trabajadores en relaciones duraderas, construyen una poderosa cultura de respeto, compromiso e inclusión, a la vez que abren nuevos canales para aumentar los ingresos, reclutar nuevos talentos y fortalecer su marca.

Por Kristen Leverone


El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Engagement, dirigido a profesionales que busquen fomentar y desarrollar su carrera, con el fin de colaborar en las necesidades de su organización, haciendo click aquí

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta