Muchos son los factores que determinan el éxito o fracaso en la postulación a una vacante de trabajo. Por este motivo, las personas que se encuentran en este proceso rápidamente entienden que la frase “buscar empleo es un trabajo”, va más allá de un lugar común. En esta etapa, contar con un buen currículum es la piedra angular del desarrollo de carrera y la palanca fundamental para avanzar en un proceso de selección.

Pese a que el CV es la carta de presentación de un profesional, muy pocas personas  dedican tiempo para perfeccionarlo. Entendemos que no basta solamente con agregar la experiencia cronológica de carrera, los cargos y estudios, sino que por el contrario, debemos pensar en qué elemento diferenciador estamos comunicando en esta carta de presentación.

Los head-hunters señalan que los procesos de reclutamiento reciben en promedio 150 CVs y que al hacer el filtro macro, el reclutador no gasta más de 10 segundos en hacer el descarte. ¡Solo 10 segundos para captar su atención!

El estudio “Cómo descifrar los misterios de la búsqueda de empleo” de Lee Hecht Harrison, revela que la disponibilidad de múltiples plataformas digitales con ofertas de trabajo, motivan a las personas a postularse para muchos puestos para los que  no poseen habilidades ni experiencia. Esta sería la principal causal de rechazo en el primer filtro de búsqueda y también explicaría la gran cantidad de CVs en los procesos. 

Otras causas son:

  • Falta de habilidades relacionadas con el trabajo
  • Falta de experiencia y habilidades técnicas necesarias
  • Errores de ortografía o gramática
  • Falta de formación o capacitación necesaria
  • Redes sociales inapropiadas
  • Currículum que no muestra resultados o logros
  • Lagunas en la experiencia laboral
  • Falta de experiencia en el sector
  • Breve permanencia en cargos actuales o previos
  • Títulos que no reflejan los cargos o responsabilidades
  • Propuesta de valor mal definida

Otro aspecto negativo a considerar es que los currículums se encuentran llenos de palabras clave para hacer match con los filtros de búsqueda. Esto hace que se centren en las tareas, dejando de lado el aspecto central que debe mostrar este documento: aptitudes y logros que estén alineadas con las necesidades del empleador.

Finalmente, vale destacar un aspecto básico que aparece como el tercer factor de rechazo en el estudio de LHH: la ortografía o gramática. Debemos recordar que esta es una carta de presentación y hacer un mal uso del lenguaje refleja una falta de prolijidad en la imagen profesional del candidato.

Es importante entender que el mundo moderno es dinámico y nos demanda un esfuerzo constante por desarrollar nuestra empleabilidad. En ese escenario tener una excelente carta de presentación es un ítem que no podemos descuidar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta