Quienes se encuentran en plena búsqueda laboral tienen la ardua tarea de adaptarse a las tendencias del mercado actual para poder competir o, siquiera entrar en el proceso de selección. Innovación y creatividad están a la orden del día. Quienes marcan la diferencia, corren con ventaja. Y cuando la oportunidad no llega, hay que generarla. Por eso, la técnica que está en voga, especialmente entre jóvenes profesionales (y muchos CEOs de la generación Millennial), es el “Cold Email” o Presentación Espontánea.

Aquí te contamos qué es y cómo usar el “Cold Emailing” para desarrollar tu carrera:

El “Cold-Emailing” es una presentación espontánea que se hace por correo electrónico, a un destinatario que no forma parte de nuestra red de contactos, pero al que queremos llegar para ofrecernos, destacando nuestros valores y competencias. Puede que no le escribamos para solicitarle empleo en una forma directa; pero amparados en la admiración que les profesamos, podamos pedir alguna referencia o recomendación, pactar una reunión o, una mentoría o, simplemente, consejos profesionales.

Es un concepto diferente al de Telemarketing que, para algunos resulta invasivo o molesto. Enviar un “Cold Email” es considerado audaz, proactivo y establece relaciones valiosas. ¿Cómo usar esa técnica correctamente?

Direcciones correctas, personas adecuadas: Para generar impacto y cerciorarte de tener alcance, el mensaje tiene que llegar a la persona adecuada. Intenta tener el nombre y apellido del destinatario porque, direcciones generales como “contacto”, “Info” o “apoyo” suelen filtrar e ignorar remitentes desconocidos. Esfuérzate por hallar un email de quien pueda apreciar la información que envías y sea capaz de tomar decisiones. Sería ideal que lograras contactar al gerente o responsable del área en la que quieres desempeñarte. Si tu propuesta les resulta atractiva, responderán rápidamente o harán que alguien de RR.HH te contacte.
¿Cómo obtener esa información?
• Pide a tus contactos que te den referencias de terceros.
• Utiliza y aprovecha todos los recursos que tiene LinkedIn: visita el perfil de la empresa que te interesa para conocer su staff. Intenta conectar con alguno de sus miembros enviándoles solicitudes.
• Emplea las redes sociales como Facebook y pregunta, comenta, contáctate. Puede que no funcione inmediatamente, pero nada pierdes con probar.

Emplea un título o “Asunto” creativo: El título o línea de asunto que redactes en tu email determinará si será leído o eliminado al instante. Debes crear una línea de asunto atractiva y para eso, ten en cuenta:
¿Qué tipo de empresa o persona quieres contactar? Se trata de alguien formal, rígido, o te diriges hacia perfiles creativos y flexibles?
Nivel o jerarquía del cargo que estás buscando: ¿Aspiras a un nivel básico o superior? Debes adecuar el estilo de redacción y el enfoque de acuerdo con el área a la que aspiras llegar.
Adecuación a la persona: Todo depende de la persona que quieres contactar. No tendrás el mismo lenguaje con un empleado que con un gerente o un CEO.

Despertar el interés siendo inteligente, sagaz e intrigante es recomendable, pero ten cuidado de no excederte en el misterio. Procura ser sencillo y por sobre todo: diferente.

Sugerencias para el contenido del email: Teniendo en cuenta todo lo mencionado, estás listo para adentrarte en el cuerpo del mensaje. Algunos tips:
Brevedad: Está comprobado que la atención que se le da a este tipo de mensajes dura escasos segundos, por lo que debes ser veloz, eficaz y certero. Sé directo, no abundes en detalles o anécdotas.
Ellos te interesan, pero tú también eres interesante: Si en tu correo electrónico mencionas brevemente que conoces y admiras los valores, la misión o el ejemplo que la persona o empresa aportan a la comunidad, sumarás algunos puntos; pero eso ya lo saben. Intenta, sobre ese modelo, destacar aquellas capacidades, motivaciones y experiencias que tú tienes como punto en común para entablar un vínculo. Aquí es donde debes lucir todo aquello que te destaque.
Sé amigable; puede que la puerta esté cerrada, pero debes golpear para comprobarlo: Quizás hayas realizado una excelente presentación pero no hayas dado con el timing propicio, y la empresa no esté contratando, o la persona no se encuentre disponible en ese momento. Si la puerta está cerrada, deja abierta una ventana hacia la oportunidad, mencionando que estarías feliz de que te contacten en el futuro y que tienes genuino interés en reunirte.
CV online: Envíale un link hacia tu currículum online a la persona o empresa que quieres contactar, para que pueda ver, en un solo click, la dinámica de tus actividades, experiencias y capacidad. Siempre edita y actualiza la información.

Insistencia y perseverancia: Tu destino profesional está en tus manos. Los resultados dependen únicamente de tus acciones. Puede que, al igual que quien lanza un mensaje dentro de una botella al mar, enviar “Cold Emails”, no funcione al primer intento, ni con la primer persona. Pero, insiste, sé paciente; persevera y triunfarás.

Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta