El mes de diciembre se caracteriza por representar un cierre de ciclo y, por este motivo, es una gran oportunidad para hacer una pausa para reflexionar sobre cómo ha sido este año desde el punto de vista de tu liderazgo.

En su libro Leadership Contract, el Ph.D., Global Managing Director y Leadership Transformation Practice de Lee Hecht Harrison (LHH), Vince Molinaro, habla sobre la conclusión que arroja un estudio realizado a organizaciones de todo el mundo, donde se señala que el 72% de las empresas considera el liderazgo como un aspecto clave en su estrategia de negocios pero sólo el 31% se encuentra conforme con el accountability de sus líderes.

Este gap entre expectativas y realidad debe invitarnos a realizar una reflexión profunda, ya que los desafíos de las empresas en la economía actual requieren de líderes que tengan la capacidad de actuar estratégicamente a gran velocidad, articulando equipos y gestionando el talento que ellos poseen.

¿Qué significa ser un líder accountable o responsable? El concepto se refiere a la capacidad de un líder de tomar decisiones ágiles que le permitan a la organización adaptarse con rapidez a su entorno. Si bien en cada organización se observan particularidades, en los términos de Vince Molinaro, el liderazgo requiere de decisión, empoderamiento, conexión y trabajo duro.

Estos cuatro aspectos además poseen un correlato con las características que debe tener un líder con accountability:

  • Exigen a los demás que asuman su responsabilidad sobre un estándar de alto rendimiento.
  • Se enfrentan a problemas incómodos y toman decisiones difíciles.
  • Comunican de forma eficaz la estrategia corporativa en toda la empresa.
  • Se muestran optimistas sobre la empresa y su futuro.
  • Tienen una gran visión sobre las tendencias externas del entorno empresarial.

Dada la importancia de estos roles, debemos revisar con detenimiento las cifras del estudio The Leadership Accountability Gap de LHH, que muestran que el 49% de las empresas ha definido expectativas claras sobre el liderazgo, 45% demuestra un nivel de compromiso elevado con el papel de sus líderes, 27% tiene una cultura de liderazgo sólida y un 20% tiene el valor de abordar los problemas con líderes mediocres y no responsables.

La perspectiva global que nos entregan estos porcentajes nos permiten afirmar que  es importante el gap entre las expectativas que existen sobre el rol de líder y lo que las empresas están haciendo efectivamente por potenciarlo.

Una autoevaluación necesaria

Revisados todos estos antecedentes, podemos concluir que esta cuestión tiene una gran implicancia para el desarrollo: podés comenzar con la reflexión de fin de año que hagas sobre tu rol. Te proponemos realizar este ejercicio respondiendo las siguientes preguntas:

  1. ¿Cuáles son los logros que más te enorgullecen del año que terminó?
  2. ¿De qué manera has sido un líder más accountable (responsable)?
  3. ¿Qué valor has creado para tu organización? ¿Tu equipo? ¿Tus clientes?
  4. ¿Qué trabajo desafiante has enfrentado este año?
  5. ¿De qué manera has creado relaciones más fuertes con tus colegas y compañeros?

Este puede ser un buen punto de partida para enfocar tus proyectos en 2018, teniendo como expectativa transformarte en un líder más accountable para tu organización.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta