Quienes se encuentran en plena búsqueda laboral saben el nivel de estrés que genera el proceso de selección y las entrevistas de trabajo. Son muchos los factores a tener en cuenta y es ardua la preparación. Para que el reclutador no lo tome desprevenido, enumeraremos las preguntas difíciles que suelen hacer en toda entrevista y daremos consejos para poder contestarlas en forma apropiada.

1) ¿Por qué aspiras a este puesto y por qué deberíamos considerarte por sobre los demás?
Con esta pregunta, el reclutador busca conocer aquello que te diferencia de los demás candidatos. Por lo que tu respuesta no debe ser únicamente sobre conocimientos técnicos; sino que es aconsejable que menciones alguna experiencia concreta en la que hayas aplicado tus aptitudes y, de ser posible, relaciónala con el cargo al que aspiras. Expertos aseguran que las capacidades más valoradas por los reclutadores son:
• Nivel de compromiso
• Capacidad de adaptación al cambio (o resiliencia)
• Comunicación (empatía – relaciones interpersonales)
• Liderazgo
2) ¿Podrías mencionar algún defecto tuyo?
Evita responder como la mayoría de los candidatos que suelen decir que su falencia es ser perfeccionistas o adictos al trabajo (“workaholic”). Es sabido que ese tipo de contestación es armada y poco sincera. Intenta dar con una respuesta más realista, transformando los defectos en oportunidad o, reconociéndolos pero que estás trabajando en mejorarlos en determinada manera. Nunca digas cosas como: “No creo tener capacidad de liderazgo”. “Suelo atrasarme en la entrega de proyectos” (aunque sea a causa del perfeccionismo, esa frase no ayuda). “No me guardo lo que pienso, soy irritable y expreso cuando algo me molesta o no resulta como espero” (esto comprueba que no tienen control alguno sobre tus emociones y que puedes ser problemático dentro de la empresa).
3) ¿Podrías dar detalles acerca de tu mayor logro?
¡Lúcete! ¡Ahora es cuando! Contesta con seguridad y confianza. No se trata de alardear, sino de mostrarse firme y tranquilo acerca de tu capacidad. Ejemplifica con desafíos que hayas superado, explica por qué lo consideras un logro y cómo llegaste a alcanzar esa meta. Menciona estudios o especializaciones que hayas hecho (o estés cursando) para ampliar conocimientos y siempre proyéctate a futuro: describe lo que esperas lograr.

4) ¿Qué opinas acerca de nuestra empresa?
Estudia, investiga, prepárate. Debes ir a la entrevista sabiendo acerca de la empresa en la que deseas trabajar. Lee sobre su historia, su misión y visión, quiénes son sus competidores y cómo está catalogada. Así demostrarás interés no solo por el cargo, sino por el ambiente laboral.

5) ¿Por qué deseas trabajar con nosotros?
Al igual que en el ítem anterior, es fundamental tener conocimiento de la empresa: su cultura e historia. Hay que hacer una mínima averiguación para poder sustentar la respuesta.

6) ¿Cómo te ves dentro de 5 años?
Lo que intentan descubrir no son tus sueños y anhelos más profundos, sino si te guías por un plan o tienes metas establecidas. Se aconseja responder en un sentido amplio, expresando que deseamos que el trabajo nos brinde retos constantes y nos permita desarrollarnos como profesionales y como personas.

7) ¿Por qué motivos te fuiste de tu último trabajo? ¿Qué opinión merece tu último jefe?
Nunca jamás critiques a tu antiguo empleador, a tus ex jefes o colegas. No querrás dar una imagen incorrecta, de persona poco confiable y quejumbrosa. Discreción (en caso de que tu despido haya sido por reestructuración o cambios en la empresa) y siempre menciona que te atraen los desafíos. De ser posible, no menciones motivos económicos, no dan buena impresión.
8) ¿Tienes alguna duda o pregunta que quieras hacer?
Siempre aclara todas las dudas que tengas. Puede que no haya otra oportunidad y además, demuestra genuino interés por el puesto. Pregunta, por ejemplo:
• ¿Cuánto dura la jornada laboral?
• ¿Tendré personas a mi cargo? Y, de ser así, ¿Cuántas?
• Investiga acerca del salario o los beneficios que la empresa ofrece.

Jamás te retires sin tener datos de contacto del entrevistador o encargado del proceso de selección, para hacer un seguimiento o pedirle (si la situación lo permite) un feedback de tu entrevista.

 

Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta