nota217

Según el dicho popular, y al parecer es una realidad. Distintos estudios revelan que la fuerza de voluntad es más fuerte por las mañanas que por las noches, cuando ya estamos agotados de todo el día.

Dicen que los grandes líderes de la historia, salvo alguna excepción, fueron todos personalidades que disfrutaban levantándose temprano, según un artículo publicado en Expansión. Sus obligaciones les hacían aprovechar el tiempo al máximo. Se sabe que el mejor desempeño de las personas es por la mañana temprano, pero no se trata sólo de cambiar su “reloj mental”.

Así lo señala también un trabajo realizado por investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, en el cual se demostró que los madrugadores son más felices que los noctámbulos. Según los autores de la investigación, los madrugadores reportan mayores niveles de satisfacción y bienestar porque su reloj biológico está sincronizado con las actividades sociales y no sufren del llamado ‘jet lag social’, algo que padecen la mayoría de noctámbulos.

La propuesta sostiene como muy importante: Despertarse una hora antes para Reflexionar y visualizar y planear el día. La tarea más tediosa, lo primero, cambiar las prioridades en su lista de tareas pendientes, colocando la tarea más temida al comienzo de la lista.

Un buen desayuno, es imprescindible alimentarse bien para las tareas que vienen por delante. Conviene agregar quince minutos de ejercicio, le dará un impulso de energía y verá que sus sentidos están en marcha y funcionando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta