El éxito o fracaso en la creación y mantenimiento de un negocio se reduce a la clase de hábitos que incorporas a tu vida cotidiana. Intenta imitar la conducta de emprendedores exitosos y, es muy probable que te conviertas en uno.

Las buenas costumbres tienen un impacto positivo en nuestras vidas, tales como: la alimentación saludable, la ejercitación; la capacidad de ahorro y la solidaridad. Hábitos laborales como el Networking, la división de tareas y la regularidad en las reuniones, llamados y mensajes; son positivos. Pero, lamentablemente son las malas costumbres las que más se arraigan y cuestan dejar.

 Aquí damos 3 consejos para dejar esos malos hábitos que pueden perjudicar tu negocio:

  1. Enfócate en los hechos, no en las justificaciones:
    A modo de ejemplo: supongamos que hace dos semanas te reuniste con tu mejor vendedor para comentarle que su rendimiento había disminuido un poco y que debía esforzarse para mejorarlo. Desde entonces, faltó a sus reuniones semanales. La historia que comienzas a trazar en tu cabeza es que, probablemente esté enojado y quiera irse a trabajar en otro lado. Te dices que, seguramente, ya no le interesa reunirse contigo. Si bien es una posibilidad, es solamente una historia. No quiere decir que sea real o acertada.
    El hecho es que, solo mantuvieron una reunión en la que mencionaste que debía mejorar su rendimiento y luego, faltó a los dos encuentros posteriores. Nada más. Es muy fácil confundirnos entre los hechos y las historias (o justificaciones) que hacemos.
    Las justificaciones que creamos tienen una carga emotiva que, a su vez genera reacciones. Esas reacciones están infundadas, puesto que nacen de falsas conclusiones. Ser un líder efectivo, implica romper con el hábito de “crear cuentos” y enfocarse en los hechos, para poder tomar decisiones precisas y acertadas.
  2. Cuestiona tus creencias
    Tus creencias han sido inculcadas y transmitidas por otros a lo largo de toda tu vida. Generar y mantener un negocio, requiere innovación, lo que significa que debes cuestionar todas y cada una de tus creencias.
    El CEO de Calzados Zappo´s, Tony Hsieh, creía que la gente jamás compraría calzado por internet porque no podían probárselo y, luego, nació su exitosa empresa.
    Steve Jobs creía que un teléfono podía ser mucho más que un dispositivo para llamadas. Creía que además debía ser una computadora, una cámara de fotos y un reproductor de música. Todos sabemos del éxito de Jobs.
    Uno de los las cosas más difíciles de lograr es “pensar fuera de la caja”, romper con aquellas creencias que estancan y que fueron profundizándose por repetición o el paso del tiempo. Si logras abrir tu mente a nuevas ideas en lugar de quedarte con aquello que te han inculcado (sea por tradición, educación o simple método), no habrá limites para el futuro de tu negocio.
  3. No ignores las críticas
    Se necesita un gran ego para construir un gran imperio. Para comenzar un negocio y ampliarlo, necesitas creer que puedes ser, hacer y tener todo aquello que te propongas. Dicho esto, otro hábito duro de romper, es creerse mejor de lo que uno realmente es. Cuando un cliente o un empleado te dice que tu servicio, producto o actitud es horrible; es fácil reaccionar para defender el honor del “maravilloso negocio” que has construido; pero ¿Has pensado que podría tener razón o prefieres hacer oídos sordos porque es “tan sólo una crítica”?
    Si tienes 500 comentarios positivos por parte de tus clientes, pero uno sólo que es abiertamente perjudicial, es muy fácil hacer de cuenta que no existe, restarle importancia. Pero si caes en el hábito de ignorar las críticas, perderás muchísimo. Se aprende mucho más de las críticas negativas y dicen más que mil comentarios positivos.

El camino al éxito es largo y sinuoso; pero si eres perseverante y logras evitar estos malos hábitos, habrás dado un gran paso adelante.

Lee Hecht Harrison es el líder global en Desarrollo del Talento, conectando las personas con los trabajos y ayudando a los individuos a fortalecer su desempeño. Conozca más sobre nuestros programas de Outplacement haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta