1.- No te contratarían si hablas mal de tu anterior empresa o peor aun, si dices cosas poco amables de tu ex jefe. ¿Si eres desleal con unos por qué no lo serías luego con otros?

2.- Si dices una mentira por pequeña que fuera o encuentran algún dato no exacto o incluso exagerado en tu cv, en el acto perderían toda la confianza en ti. Imagínate, si mientes en la entrevista ¿cómo será después? Y, si confundes fechas o datos, ¿será que los inventaste?

3.- Si cuando te preguntan ¿qué sabes de nosotros? y tus respuestas dicen que sabes poco de la organización o si no conoces sus nada de productos o servicios, lo primero que los entrevistadores sentirán es que no te interesan para nada. O peor aún, que no te has tomado la molestia de tratar de saber más de ellos. Y pensarán: ¿Será que es flojo o descuidado? ¿O quizá es tan poco profesional que ni siquiera ha puesto el mínimo esfuerzo en prepararse para esta entrevista?

4.- Si cuando hablan de ética o valores no queda clara tu posición frente a asuntos de corte ético o no defiendes con firmeza tus valores, de hecho no te contratarían. ¿Será que tu ética es elástica o que no le das importancia a los valores?

5.- Si no sabes decir claramente por qué quieres trabajar con la organización que te entrevista o si la razón que das es vaga o difusa (o puramente económica), de hecho, no te contratarían. Todos prefieren contratar gente que se apasione lo que hace y que los considere como una primera opción atractiva y de largo plazo. Si te ven apático, sentirán que nada de lo que hacen te entusiasma. Si no ven algún brillo en tus ojos, difícilmente te contratarían.

6.- Si dices que no hablas ingles y te justificas diciendo que en tu colegio no lo enseñaban o algo similar, asumirán que ya adulto no estas dispuesto a esforzarte por aprender cosas nuevas para superarte. Si demuestras que no tienes curiosidad por saber más o tampoco tienes ambición por desarrollarte, de hecho, no te contratarían.

7.- Lo mismo pasaría si te preguntan ¿qué lees? Y respondes que no te gusta leer. Si no lees asumirán que serás incapaz de ir más allá de lo evidente en busca de respuestas a preguntas importantes para el negocio y la vida. ¿Cómo podrías resolver problemas si no valoras el conocimiento o no tienes inquietud por buscarlo?

8.- Si te preguntan por tus defectos, áreas de oportunidad o debilidades y dices que no los tienes o que no sabes cuales son, de hecho no te contratarían. Si no haces introspección o eres tan soberbio que crees que eres perfecto, no encajarás jamás con ningún equipo.

9.- Si te preguntan por errores que cometiste y en vez de aceptarlos y contar lo que has aprendido de ellos, los justificas o buscas disculparlos, de hecho dudarán de tu madurez u honestidad. Todos necesitan trabajar con gente capaz de admitir sus errores, asumir responsabilidad por las consecuencias de los mismos y sobretodo, capaz de aprender de ellos.

10. Si no sabes bien cuales han sido tus logros o si no eres capaz de cuantificarlos para que se comprenda tu contribución a los resultados, se les hará muy difícil comprender el valor real que eres capaz de agregar. Y si hablas de tus logros como si todo lo hubieras logrado tú solito, lo que preocuparía sería tu capacidad para trabajar en equipo.

Por Ines Temple – Presidente de LHH DBM Peru y LHH Chile
Publicado en la Revista Aptitus

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta