notas911

» El hombre que se prepara, tiene media batalla ganada”, Miguel de Cervantes

Para mejorar la productividad la consigna es planificar. Los viernes pueden ser un buen día para pensar y agendar los propósitos de la semana próxima.

La productividad es muy positiva porque significa mejorar el uso de nuestro tiempo. El primer paso es fijarnos metas concretas y factibles. Estimar los tiempos reales de las tareas es indispensable porque evitamos las frustraciones innecesarias y concretamos lo previsto. Si bien es cierto que puede haber un margen de error, el mismo debería poder ser compensado o el mismo día o a lo sumo el siguiente.

Las personas obedecemos según nuestros propios biorritmos a ser más eficaces durante la mañana o durante la tarde. El segundo paso es no contradecirnos. Aunque conocernos parece ser elemental en la vida adulta, es más que frecuente escuchar: “ No importa me levanto a las 4 am”
o “Me quedo toda la noche” … para terminar el informe, en las personas que son nocturnas o diurnas respectivamente.

La Agenda también nos muestra huecos. Esta realidad se tiene que aprovechar, por ejemplo, para leer y contestar emails, las llamadas telefónicas, leer el diario u otros materiales de lectura. Almorzar y descansar. Esto parece obvio, pero también se escuchan frases como: “¡No tuve ni tiempo para almorzar!” y está comprobado que un corte en la rutina diaria mejora el rendimiento y beneficia la calidad del trabajo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *