Tommy Lasorda dijo una vez: «La diferencia entre lo imposible y lo posible depende de la determinación de un hombre.» Considere las implicaciones laborales de esta simple declaración. ¿Busca usted soluciones a los problemas o se da por vencido cuando las cosas se ponen difíciles? ¿Se ha desafiado a usted mismo para aprender nuevas habilidades de forma independiente, o está esperando que le digan qué hacer? En otras palabras, ¿usted demuestra la determinación necesaria para hacer posible lo imposible?

En su artículo publicado en LinkedIn, «Sheryl Sandberg: Los argumentos inconsistentes y conclusiones defectuosas», Michel Baudin expresa su sorpresa por la admisión de la ejecutiva en Facebook por no conocer «Lotus 1-2-3» cuando comenzó su primer trabajo en el Banco Mundial. Lo que más le sorprende a Baudin es que su jefe se tomó el tiempo para enseñarle el programa. Desde su experiencia, Baudin sostiene «Se entendía que, con ese nivel de la educación, la única cosa que se supone que ha aprendido es cómo educarse a si misma lo que necesite.»

Es probable que su director no vaya a tener tiempo ni ganas de enseñarle todas las habilidades que usted necesita. Tampoco debe hacerlo. Es responsabilidad de cada uno de nosotros tomar la iniciativa para aprender lo necesario para hacer frente a los problemas y lograr objetivos. Hoy en día, las oportunidades educativas abundan y los empleados tienen un acceso a la información sin precedentes, a través muchos canales: departamento de formación interna de su organización, cursos en línea gratuitos, colegios comunitarios, conferencias, talleres, en el puesto de trabajo a través de las asignaciones y funciones cuando se trabaja en equipo, buscadores de Internet… sólo para nombrar unos pocos.

Con tanta información disponible, hay pocas excusas para no poder entender un montón de cosas. ¿Confía en que otros resuelvan sus problemas por falta de herramientas? Desarrollar la agilidad necesaria para saber lo que se necesita y aprender de manera independiente es la diferencia entre un colaborador brillante, y alguien que solo acaba de hacer su trabajo.

Por Helene Cavalli

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *