Índice de Competitividad por el Talento Global

La sexta edición del estudio realizado por el Grupo Adecco junto con Insead y Tata Communications arrojó que Argentina se encuentra en el puesto n.º 60.

El Grupo Adecco, junto con Insead y Tata Communications, presentaron, en Davos, la sexta edición del Índice de Competitividad por el Talento Global (GTCI). El estudio, que este año estuvo orientado al emprendedurismo y tuvo en cuenta 114 economías regionales, reveló que Argentina retrocedió once lugares respecto del año anterior.

El estudio mide cómo los países atraen talentos, cómo fomentan su crecimiento y cómo los retienen, y se centra en cuatro pilares externos y dos internos Los externos tienen que ver con Habilitación, Atracción, Crecimiento y Retención. En cuanto a Habilitación, Atracción y Retención, la Argentina se ubica el puesto 88, 60 y 55, respectivamente y en Crecimiento obtuvo el puesto 37. Los pilares internos son los de Habilidades profesionales y técnicas, que alcanzó el puesto 59, y el de Destrezas de Conocimiento Global, en que la Argentina obtuvo el puesto 57. La Ciudad de Buenos Aires, por su parte, retrocedió 42 lugares, a causa de que todos los pilares, excepto el de Habilitación, empeoraron con respecto al año anterior.

Suiza obtuvo el primer puesto, seguido de Singapur y Estados Unidos. En cuanto a latinoamérica, de los 18 países latinoamericanos que formaron parte del estudio, los que están en los primeros tres puestos son Chile, Costa Rica y Uruguay.

Algunas de las conclusiones que se desprenden del GTCI 2018 son las siguientes:

1- Las desigualdades de talento se están expandiendo. Si se analizan y comparan los datos de los primeros seis años del GTCI, se advierte que la brecha entre aquellos talentos exitosos y los que no lo son ha aumentado. La correlación estadística entre la renta per cápita y el rendimiento del talento sigue siendo alta, mientras que algunas regiones parecen estar enfrentando problemas constantes en la identificación de puntos de entrada a la competitividad del talento o están siendo testigos de una erosión progresiva de su base de talentos.

2- Los temas relacionados con el talento se convirtieron en una preocupación principal para las empresas, las Naciones y las ciudades, que dedican recursos y energía para identificar formas de medir el talento y sus dimensiones.

3- El talento emprendedor puede ampliar y reducir las desigualdades. Desempeña un papel vital en las empresas más pequeñas (fundamentales para la creación de empleo, especialmente en las economías en desarrollo) y las start-ups (imprescindibles para la innovación). Sin embargo, los análisis como los GTCI, así como también los recientes análisis de las escenas empresariales y económicas, demuestran que el talento empresarial también tiene un rol crítico en organizaciones más grandes e incluso en los gobiernos.

4- Nuevos enfoques para estimular el talento emprendedor. Una estrategia eficiente debe reflejar las etapas típicas del ciclo de vida de una empresa y requiere diferentes tácticas en cada paso.

5- La digitalización y la globalización potenciarán el rol del talento emprendedor, ya que la inteligencia artificial reducirá la proporción de los asalariados, mientras que el número de trabajadores autónomos aumentará, así como nuevos modelos de negocio, lo que desencadenará nuevas formas de extraer y compartir información.

6- Las ciudades tendrán un rol central como núcleo de talento emprendedor, porque este está relacionado con la innovación, la construcción y la gestión de ecosistemas dinámicos y abiertos. Especialmente, en torno de las estrategias de las ciudades inteligentes en las que el talento emprendedor será un activo clave.

Fuente : Editorial Dossier

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *