Estas recomendaciones quizá se lean un poco estructuradas pero son sin duda una lista interesante para ordenar las ideas cuando se asciende o ha sido seleccionado para un puesto gerencial. En algunas empresas hay unas reuniones con el coach cada vez que una persona es ascendida o cambiada de sector para acompañar esta nueva situación.

Alinearse con la visión, misión y procedimientos de la empresa
Toda empresa cuenta con una visión y misión, estos conceptos representan la esencia de lo que hace la empresa y las metas que se quieren cumplir con la actividad comercial. Si recién comienzas a trabajar en una empresa teniendo un puesto gerencial, lo primero que deberás hacer será entender estos conceptos y aceptarlos como objetivos propios.

Todo líder debe desarrollar un sentido de propiedad hacia la corporación para la que trabaja, sentir las victorias y las derrotas como propias, debido a que todo lo que pase en la empresa influirá en tu crecimiento y experiencia como líder.

También es importante conocer, estudiar y poner en práctica los procedimientos que realiza la empresa para cualquier situación, desde los procesos hasta las normativas que se deben aplicar, en caso de que un empleado cometa una falta.

De esta manera evitarás cometer errores burocráticos al momento de que se presente algún inconveniente. Si crees que alguna de las gestiones que se realizan podrían mejorar, no dudes en tomar la iniciativa y establecer una propuesta de cambio ante tus supervisores. Un líder que toma la iniciativa es un buen líder.

Analizar los riesgos
Una vez que estés familiarizado con los procesos internos de la empresa, analiza los riesgos, por ejemplo, conoce qué pasaría si tú mismo cometes una falla. Estudia tus deberes para conocer el nivel de responsabilidad que tendrás ante tus subordinados, para que sepas el estilo de liderazgo es el más conveniente de usar.

Eso no significa que, conocer las consecuencias de tus fallos, deba darte temor de cometer errores. Fallar es parte importante del proceso de aprendizaje y sin fallos no existirían las victorias. Esto te ayudará a saber cómo reaccionar y cómo evitarlo.

Asimismo, sería excelente que conozcas los riesgos y consecuencias que resultarían si cada parte de tu equipo de trabajo cometiera un error, y asegúrate que ellos sepan también. Si todos conocen los riesgos será más sencillo evitar los errores.

Comprender las expectativas de tu jefatura y otras áreas de la empresa

Este punto tiene mucho que ver con conocer la visión de la empresa, pero especificada a cada departamento. Conocer cuáles son exactamente los objetivos de tu área será fundamental para comenzar a gerenciar. Entender las expectativas de tu jefatura te servirá para saber qué nivel de exigencia de trabajo tendrán tanto tú como tu equipo, y así poder delegar las responsabilidades de manera correcta.

Como líder visionario es tu deber inspirar a tu equipo de trabajo para nunca desmejorar esas expectativas, por el contrario, mantenerlos motivados para superarlas. Conoce también las metas de los demás departamentos para así trabajar a la par con el resto de la empresa. Plantéate como meta personal ir por más de lo que se espera que tú y tu equipo hagan.

Revisar auditorias anteriores de la empresa para ver que anda bien y que anda mal
Siguiendo la línea de pensamiento del punto anterior, se recomienda revisar las auditorías que se han realizado en tu departamento. La idea es saber qué cosas se han estado haciendo bien y donde se está las fallas.

Siendo nuevo en el puesto tendrás la oportunidad de mejorar los puntos bajos de las auditorías sin que nadie te culpe por ello. Así que aprovecha la oportunidad de demostrar que puedes hacer grandes cosas en tu nuevo puesto de liderazgo e inspira a tu equipo a trabajar para reforzar las debilidades y cumplir las metas.

Nunca dejes de aprender
Este consejo te será de gran utilidad, no sólo en el aspecto laboral sino también en cada parte de tu vida. Así tengas varios títulos universitarios o muchos años de experiencia, nunca caigas en el error de pensar que ya aprendiste todo, por el contrario, ten humildad para admitir que te faltan muchas cosas por aprender.

Cada día se actualizan los estudios en todas las áreas y las tecnologías avanzan, mantén siempre el interés por ir aprendiendo los avances que se realizan en tu área e inspira a tus subordinados a que hagan lo mismo. Así te mantendrás actualizado y podrás ser una ventana de innovación para la empresa.

El Centro de Formación Profesional de Lee Hecht Harrison fue creado para contribuir al desarrollo del talento en las organizaciones. Conozca el programa de Desarrollo de Liderazgo, dirigido a líderes, futuros líderes y colaboradores, haciendo click aquí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *