Lograr el balance entre trabajo y familia es algo que cuesta y genera múltiples debates. Alrededor del 43% de las mujeres no se reincorpora al trabajo luego la maternidad y aunque los motivos son diversos, suele ser la cultura corporativa la que falla a la hora de abrazar la diversidad y genera que las mujeres pierdan su ambición laboral. ¿En Argentina, cómo se trata la cuestión de la maternidad y la vuelta al trabajo?
“Son muchas las empresas que todavía pierden talento femenino y muchas las mujeres que con los cambios que tienen después de tener hijos deciden dejar la carrera ejecutiva. La mitad de las que entrevisto lo dejan por otras emprendimientos”, aporta Brenda Barán, Directora Asociada de Glue Consulting. “La clave de lo que buscan hoy las mujeres que son madres en las empresas es flexibilidad, acuerdos de medianos de plazo y trabajar por proyectos que no se necesite tanta presencia física. Para las empresas eso implica transformar las formas por un tiempo pero no los resultados».

“Lo primero que se implementó en muchas empresas fue extender la licencia de maternidad. Después salió la práctica de regreso paulatino, llamado soft landing, en el que la mujer vuelve a trabajar 4 horas al 4 mes, el mes siguiente son 5 horas y así hasta completar 8 horas a los 8 meses. Otras iniciativas tienen que ver con home office, ubicar a la mamá que vuelve del trabajo en una sucursal cerca de su casa o hasta permitirle viajar con su bebé a un viaje de trabajo, pagándole un pasaje para un acompañante”, agrega Debeljuh.

“La maternidad es una etapa clave en donde, muchas veces, la mujer se siente obligada a elegir la crianza del bebe o el desarrollo de su profesión», explica Christian Bernal, director de RRHH de Walmart, empresa que ofrece una jornada laboral reducida a 6 horas, preservando los niveles de ingreso. Luego, hasta el primer año del bebe, la madre puede optar por trabajar 4 o 6 horas con un ajuste salarial en proporción al horario en cuestión.

“El desafío es continuar impulsando políticas o beneficios de flexibilidad que permitan continuar el desarrollo profesional sin la necesidad de que ello implique más carga laboral. Buscamos potenciar a nuestros talentos hacia posiciones de liderazgo, sin distinción de género, si así lo desean. Hoy en día tenemos cerca de un 50% de mujeres líderes”, explican desde L’Oréal donde se creó el programa de L’Oréal Mamá, que ofrece los beneficios de guardería, sala de lactancia y obsequio por nacimiento en productos más ajuar. “Además, para la licencia por maternidad ofrecemos un adicional de 2 semanas sobre la licencia que corresponde por ley, y la opción a un sistema reincorporación paulatino al trabajo”, agregan.

“En Avon, somos un 54% de mujeres en la compañía y un 48% de nuestras gerencias son mujeres, por lo tanto la mujer siempre está como foco”, relata María Elena D’ Angelo, Directora de RRHH para Argentina, Chile y Uruguay. “Hace 4 años incluimos el beneficio de soft landing para todas las posiciones de la compañía, subsidio de guardería y home office. Apenas lo pusimos en práctica el 100% de las mujeres adhirió, por lo que notamos que es muy valorado entre las empleadas y eso repercute en el trabajo diario”, cuenta D’ Angelo.

En Unilever, la vuelta para las madres incluye un coaching de maternidad sobre como planificar una familia y un training con especialistas en carrera profesional, acerca de cómo manejar la vuelta a la oficina. “Trabajamos además muy de cerca con RRHH, gerenciamiento y capacitando a los líderes, ya que ellos son los construyen cultura en una organización. Si los líderes no apoyan, fracasa las herramientas que querés implementar”, explica Emiliano Blanco Gerente de Desarrollo Organizacional de Unilever Socco

Natura les otorga treinta días más además de la correspondiente licencia por maternidad y una vez que se reincorporan tienen una jornada laboral de seis horas sin reducción de salario durante el primer año del bebé, además del beneficio de guardería y de la obra social cubierta durante la excedencia. También se les da la posibilidad de estar hasta un año sin trabajar y luego volver a incorporarse a la compañía”, Mariana Talarico, Directora de Recursos Humanos de Natura Latinoamérica.

“Los datos que muestran que este tipo de beneficios reportan resultados: hay menor nivel de rotación, de ausentismo, reporta mayor productividad, compromiso, satisfacción personal y enriquecimiento entre ambos ámbitos. Esto muestra que lo familiar y lo laboral no tiene que ser una relación conflictiva”, concluye Debeljuh.

Fuente: Apertura

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *